J. Ruiz-Tagle Madrid | viernes, 29 de junio de 2018 h |

El gasto en farmacia de hospital está creciendo a un ritmo muy superior comparado con el año 2017. En los primeros cuatro meses del presente año la cifra alcanzó los 2.157 millones de euros, cifra que supera en un 8,8 por ciento los datos registrados doce meses antes. Este crecimiento se aleja de la excusa perfecta que representaba la inversión en medicamentos para abordar la hepatitis C, donde hasta abril se gastaron 69 millones de euros. De hecho, si no se tuviera en cuenta esta partida el gasto en farmacia de hospital habría crecido un diez por ciento respecto al año anterior según los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda. Además, si el gasto en esta partida se mantuviese, la inversión a finales de año sería de 207 millones, menos de lo dedicado en 2017.

La inversión en farmacia hospitalaria tiene una doble cara. Por un lado las instituciones dependientes del Estado (aseguradoras, instituciones penitenciarias e Ingesa) registraron un descenso en el gasto respecto al año anterior del 8,7 por ciento. Mientras tanto, las comunidades autónomas en su conjunto han gastado un 8,6 por ciento más.

Si se pone el acento en el comportamiento del gasto de la farmacia hospitalaria por comunidades autónomas se observan crecimientos muy notables como el de Baleares, donde se gastó un 32 por ciento más que el año anterior (algo más de 14 millones de euros). Un crecimiento no tan desorbitado pero sí importante son el registrado por comunidades como Canarias, Extremadura, Galicia, Andalucía y Aragón, todas ellas por encima del doble dígito. En la otra cara de la moneda se encuentran Madrid, País Vasco y Comunidad Valenciana donde, a pesar de sufrir un aumento del gasto se mantienen más o menos estables.

Otras partidas de gasto

Más allá del gasto hospitalario, las administraciones públicas destinaron 7.300 millones de euros en el total de la factura. De ellos, 3.632 correspondieron a productos sanitarios bajo orden de dispensación mientras que 1.510 millones fueron destinados a esos mismos productos pero sin receta. Estos datos revelan un crecimiento del cinco por ciento respecto al año anterior. Por comunidades autónomas, estas partidas crecieron un 5.1 por ciento mientras que en las instituciones dependientes del Estado se redujeron en un 0,5 por ciento. Al igual que ocurre con el gasto farmacéutico de hospital, Baleares fue la región que más invirtió respecto a 2017.