Premios BiC
UNIÓN EUROPEA

br

Sandra Pulido Madrid | viernes, 22 de noviembre de 2019 h |

La posibilidad de tener documentos que analicen la situación en la que se encuentra el abordaje de la enfermedad en los países de nuestro entorno permite poder hacer comparaciones y llegar a mejorar.

“Hoy en día la oncología se mueve hacía un nuevo escenario. Estamos cambiando porque tenemos un nuevo enfoque en el que todo problema se afrontan manteniendo siempre la calidad del paciente”, explicó Jesús García Foncillas, director del Instituto Oncológico OncoHealth. Sin embargo, a día de hoy existe una brecha entre los países de la Unión Europea.

Adrian Udrea, director médico de Medisprof Cancer Center de Rumanía, contó la experiencia actual en su país. ”Hay hospitales en mi país en los que es necesario saber qué vamos a hacer en la cama del paciente. Desde que nos unimos a la Unión Europea hemos mejorado y solo la presión externa puede hacer que logremos resultados. Por eso, este tipo de iniciativas de la Fundación ECO tienen tanta relevancia”, detalló. Asimismo, el ponente aspira a poder celebrar este tipo de reuniones en Rumanía. “Me encantaría hacer cursos de formación como este en un país como el mío en el que los pacientes no saben ni que es la calidad asistencial. Solo miran a la supervivencia, nadie se preocupa tampoco de los costes que generan los tratamientos”, continúo el especialista quien se pregunta “¿cómo podemos saber así si el tratamiento que hemos recetado da un buen resultado? No es fácil informar sobre qué significa la calidad en la farmacia oncológica”, puntualizó.

La visión desde Grecia es que hay que diferenciar entre la calidad de la atención, por un lado, y en cómo incorporamos al paciente en este tipo de iniciativas, por el otro. “El abordaje multidisciplinar no se hace mal en mi país, existen ciertos protocolos pero si es verdad que es más propio del sector privado que del público”, expuso Evangelina Rzis, directora oncológica en el Hygeia Hospital de Grecia.

Por su parte, Ana Rodríguez Cala, de la Sociedad Española de Directivos en Salud (Sedisa), considera que el tema de la calidad asistencial en España ya está integrado, siendo el problema los diferentes sistemas de información. “Quizás nos interesaría reorganizar y diseñar los programas de cáncer. Nuestra sanidad es muy buena pero tendremos que sostenerla de alguna manera y es importante decidir que hay que priorizar”.

En este sentido, también se recordó que a pesar de los buenos resultados, los indicadores de supervivencia en España están cuatro o cinco punto por debajo de los grandes países de Europa . Desde el público, Carlos Camps, director de Programas Científicos de Fundación ECO, lanzó esta reflexión y añadió que hay una clara necesidad de metodólogos “Están apareciendo nuevos roles y nuevos profesionales. Lo importante son los resultados y necesitaremos metodólogos y estadísticos para ello”, apuntó.

Cooperación y multidisciplinariedad

Con los programas de calidad hay que ir paso a paso, tal y como detalló. Michael Keng, de la Sociedad Americana de Oncología (ASCO). “Tenemos una política de cooperación para que cada proyecto genere más confianza”, subrayó.

Dolores Fernández, del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense, apoyó esta necesidad insistiendo en que lo que todos tenemos en común es “la multidisciplinariedad. El oncólogo necesita a la enfermera y la enfermera al oncólogo. Todos influyen en el proceso”, argumentó. También se habló de los costes que generan la mejora de la calidad. “Evidentemente la calidad asistencial genera ciertos costes pero acaba siendo sostenible y generando ahorro”, puntualizó Fernández


“Nuestra sanidad es muy buena pero tendremos que sostenerla y es importante decidir que hay que priorizar”



“La calidad asistencial genera ciertos costes pero acaba siendo sostenible y generando ahorro”