Las situaciones de crisis como la vivida en el último año y medio ha sido también para el Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Gregorio Marañón una oportunidad para reinventarse. Así lo explica Rosa Rodríguez Fernández, jefa de Sección de Pediatría de este centro, que admite que este periodo les ha permitido pensar en términos de seguridad y calidad y aprovechar para mejorar los circuitos y flujos de pacientes, así como optimizar las estrategias de aislamiento.

En esta nueva fase de la pandemia, explica Rodríguez, se ha “puesto el foco en algunas estrategias dirigidas a disminuir el número de errores y a reforzar la cultura de seguridad en el Hospital Infantil”. En este sentido, destaca la protección de espacios y tiempos seguros para la prescripción y administración de medicación, el doble check en la preparación y administración de medicación de alto riesgo y protocolos para mejorar la conciliación de la medicación en pacientes crónicos, añade.

Uno de sus iconos en materia de calidad es el Proyecto Unidad Segura, que ha Avanzado en el último año. La referencia aquí son las reuniones diarias, las “Safety meetings Huddles” que, tal y como indica la portavoz, constituyen “una herramienta eficaz de comunicación y coordinación y que ha permitido detectar los problemas diarios y conseguir mejoras rápidas que han impactado sobre la calidad del proceso y también sobre la seguridad de los pacientes”.

Tras un año de implantación se han realizado 271 sesiones de Huddles con asistencia de unos siete profesionales de promedio. A través de estos encuentros se han podido detectar los errores de seguridad más frecuentes e implantar estrategias de mejora, así como analizar los incidentes de seguridad que son notificados por todo el personal, favoreciendo puedan autogestionarlos.

También dentro del Proyecto Unidad Segura, la especialista explica que se ha incorporado un programa de docencia para familiares de niños asmáticos, que aprovecha el ingreso hospitalario para detectar las necesidades formativas del colectivo.

Foto de familia del equipo de Pediatría del Hospital Gregorio Marañón.

A lo largo de este año el servicio también ha implantado el Proyecto PROA en la Hospitalización pediátrica. “Se han analizado 300 pacientes y solo un 22,6 por ciento reciben antibióticos en plantas de Pediatría Interna Hospitalaria, que son datos mejores que los recogidos en la literatura”, detalla la jefa de Sección.

Sigue adelante igualmente su programa de Medicina ambiental. Rodríguez explica que durante 2020 se ha profundizado en el análisis de los datos para conocer el impacto de la zona en que viven sus pacientes sobre su salud global. “Es un ambicioso proyecto que se extenderá en los próximos años”, concluye.

REVIVE AQUÍ LA GALA DE LOS PREMIOS BIC 2021