Gabriel Rubio Valladolid, jefe del Servicio de Psiquiatría.

El impacto de la pandemia sobre la salud mental ha sido incuestionable y los profesionales del servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre lo han vivido en primera persona. Su responsable, Gabriel Rubio Valladolid, explica que les ha afectado “de una forma muy seria”, ya que su hospital “atiende a tres distritos con dificultades socieconómicas muy notables, lo que influye en la salud mental de la población”. “En 2022 hemos superado el nivel de derivaciones y de asistencias de 2019”, advierte.

Para hacer frente a esta situación, y teniendo en cuenta que “crecer en infraestructuras en muy complicado porque no suele haber espacios nuevos para crecer”, el servicio ha reordenado las agendas del Hospital de Día y también incluido herramientas como APPs para la evaluación y el seguimiento de los pacientes, como en el caso de las personas que hacen una tentativa de suicidio.

El servicio repite como ganador de los BiC. Ya lo fue en 2020, tras ser finalista en otras tres ocasiones.

Peso de los trastornos depresivos

En su día a día, el psiquiatra explica que los trastornos depresivos son los que más peso tienen, de ahí que hayan puesto en marcha el proceso de depresión para organizar, estructurar y homogeneizar la asistencia a estos pacientes, tanto en el ámbito infantojuvenil como en el de adultos.

Parte del equipo del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre.

Sus principales herramientas en calidad asistencial son, según explica Rubio, “la posibilidad de obtener los datos del cuadro de mandos en tiempo real, ya que nos facilita detectar huecos en nuestras agendas y también el uso de tecnología como la APP para la prevención de la conducta suicida”. Además, el jefe de Psiquiatría subraya como dos avances importantes la realización de una encuesta de calidad asistencial para toda el nuestra área y la puesta en marcha del proceso de depresión.

En la actualidad, este servicio, del que forman parte más de 200 profesionales, teniendo en cuenta perfiles sanitarios y administrativos, está pendiente de implementar una APP para el seguimiento de los pacientes con trastornos de la conducta alimentaria.

Según su análisis, los coordinadores de Programas, de Unidades y los Jefes de Sección realizan un trabajo de coordinación y facilitan mucho la trasmisión de la cultura de la calidad.

Para finalizar, Rubio remarca que “los ciudadanos están acostumbrados a la cultura de la inmediatez, y esta suele ser mala consejera para la búsqueda de respuestas a los problemas psiquiátricos. Esta cultura suele estar en la base de muchos de los trastornos mentales y también en el mantenimiento de los mismos”.

Compromiso de Janssen con la salud mental

Desde Janssen, David Beas, director de Government Affairs y Market Access Janssen España, reafirma el compromiso de la compañía con la salud mental. “Trabajamos desde hace 27 años con la comunidad de Psiquiatría en nuestro país para hacer que enfermedades mentales como la depresión o la esquizofrenia sean cosa del pasado”, apunta.

“Para nosotros es una satisfacción poder colaborar un año más en la entrega de estos galardones que reconocen la excelencia en la atención que prestan los servicios de salud mental en nuestro país”, afirma.

De igual modo, subraya que “seguir desarrollando innovaciones terapéuticas que mejoren la calidad de vida de las personas con enfermedad mental y hacer que sean accesibles es un compromiso irrenunciable”. “Para ello es fundamental trabajar de la mano de los profesionales sanitarios que forman parte de los servicios de psiquiatría, proporcionándoles las herramientas para que os pacientes con enfermedad mental puedan tener un proyecto vital”, concluye.


Revive la gala BiC 2022