La Medicina Preventiva se impone como uno de los servicios más necesarios. Y es que después de la pandemia, queda patente la importancia de la salud pública. Por tanto, este Servicio “debe ser líder a nivel del hospital como servicio central, tanto para la calidad como para la seguridad del paciente”, destaca Cristina Fernández Pérez, jefa de servicio del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública del Complejo Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), cuya labor ha sido reconocida en los Premios Best In Class 2021. Junto a Eloína Núñez, gerente del CHUS, Fernández recogió el premio de la mano de Ángel Gil, Ana Hernando, de GSK, y Julio García Comesaña, consejero de Sanidad gallego.

Cristina Fernández Pérez, jefa de servicio del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública del CHUS

Fernández cuenta a Gaceta Médica que tienen en marcha planes estratégicos para los próximos cuatro años. “Queremos que realmente sea un servicio líder dentro del hospital y reforzar el área de seguridad y calidad del paciente y el área de investigación”, insta.

Precisamente, el servicio de Medicina Preventiva está elaborando un nuevo proyecto para dar apoyo a la investigación. La intención es “apoyar tanto la investigación propia como apoyar al resto de los servicios con la epidemiología y la metodología”.

Las vacunas COVID-19, un hito científico

Gracias a la innovación se ha podido mantener la calidad en la atención al paciente durante la pandemia. “La vacuna ha sido el hito científico de estos dos años, el haberla conseguido y el que además tenga una efectividad tan alta”, asegura Fernández.

Sin embargo, el servicio de Medicina Preventiva se ha encontrado dificultades, sobre todo, en la “coordinación con enfermería y con la gerencia” a la hora de establecer circuitos masivos de vacunación para minimizar los riesgos para la población y el personal sanitario.

De izq. a dcha.: Gerardo Atienza, Cristina Fernández Pérez, Eloína Núñez y Beatriz Pais

Una vez superados los primeros obstáculos, la vacunación debe fomentarse como medida eficaz de prevención para vencer cualquier enfermedad infecciosa. Y Fernández considera que se deben establecer buenos protocolos de cobertura, sobre todo, en la población adulta, que cree que hay que “reforzar y aumentar”.

Del mismo modo, a esos protocolos debe sumarse la necesidad de proporcionar al paciente formación e información: “La educación en salud es un factor muy importante”, indica Fernández.

Por su parte, Ana Hernando, directora de relaciones institucionales del área de vacunas de GSK, resalta la “labor esencial” del Servicio en la vacunación COVID de los más vulnerables, quienes “hoy están mejor protegidos frente a esta enfermedad”.


REVIVE AQUÍ LA GALA DE LOS PREMIOS BIC 2021