Tras haber quedado finalista de los Premios BiC durante tres años consecutivos, en 2018, 2019 y 2020, la Unidad de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz ha sido premiada en esta edición por la constancia y buen hacer, en la figura de Pilar Llamas, jefe de servicio. “Los retos siempre los he visto, junto a mi grupo, como oportunidades. Una forma de maximizar la imaginación y el potencial del equipo. En los dos últimos años hemos aprendido la importancia de diseñar protocolos que optimicen los circuitos asistenciales para actuar mejor y más rápido. Este concepto es extrapolable a prácticamente cualquier necesidad en salud. De manera que lo hemos afrontado con ilusión y con la responsabilidad de seguir adelante con nuestra misión de cuidar y tratar a nuestros pacientes siendo conscientes de la necesidad de mantener un sistema sanitario fuerte y sostenible. Para cumplir estos objetivos, son fundamentales la motivación del personal y una serie de recursos, entre los que destacaría las herramientas en salud digital”, afirma.

En 2022 con la mayoría de la población vacunada y un manejo más consolidado de la COVID-19 en general el hospital “ha recuperado, e incluso mejorado, los indicadores asistenciales previos a la pandemia. El paciente hematológico es un paciente vulnerable y sigue presentando mayor riesgo de complicarse por la infección por el SARS-CoV-2. Por tanto, en este sentido, nuestros esfuerzos van encaminados a diseñar el mejor protocolo de actuación, empleando antivirales y anticuerpos que disminuyan el riesgo de progresión a neumonía grave, teniendo en cuenta su menor respuesta vacunal. Más allá de la COVID-19, estamos más ilusionados que nunca con numerosos proyectos que hemos puesto en marcha y afianzado tanto en el laboratorio de investigación como en los distintos ámbitos del servicio”, cuenta Pilar Llamas.

Retos que son oportunidades

Una de las claves de esta unidad, que no pierde de vista el horizonte, es ver oportunidades en los retos. En ello hace hincapié el jefe del servicio de Hematología y Hemoterapia, quien, por ende, entiende que es “una forma de maximizar la imaginación y el potencial del equipo. En los dos últimos años hemos aprendido la importancia de diseñar protocolos que optimicen los circuitos asistenciales para actuar mejor y más rápido. Este concepto es extrapolable a prácticamente cualquier necesidad en salud. De manera que lo hemos afrontado con ilusión y con la responsabilidad de seguir adelante con nuestra misión de cuidar y tratar a nuestros pacientes siendo conscientes de la necesidad de mantener un sistema sanitario fuerte y sostenible. Para cumplir estos objetivos, son fundamentales la motivación del personal y una serie de recursos, entre los que destacaría las herramientas en salud digital”.

La doctora Pilar Llamas con todo su equipo.

Sin ese equipo sería imposible atacar los diferentes avances que se plantean. Un aspecto que no ha sido descuidado, pese a este tiempo de inesperados retos. Así, explica Llamas “hemos realizado guías de manejo y derivación con Atención Primaria en patologías frecuentes como las gammapatías monoclonales. Hemos consolidado programas de intervención multidisciplinar en los pacientes con cáncer hematológico (RHeNutrir). Hemos aumentado exponencialmente nuestra actividad de asistencia domiciliaria, con la finalidad acercar el hospital a pacientes con mieloma múltiple en tratamiento oral, así como aquellos que van a recibir un autotrasplante hematopoyético (programa HADA). Por otra parte, hemos consolidado el programa de evaluación de resultados en salud en experiencia de paciente a través la percepción de su salud durante su proceso clínico (PROMs), y de lo que realmente importa a los pacientes: sus emociones, y la vivencia de la experiencia en su proceso de salud (PREMs). Este proyecto está siendo posible gracias a la colaboración de los pacientes, con apoyo de la tecnología que nos permite la comunicación con ellos (a través del ´portal del paciente´) y tras la definición de trayectorias asistenciales. Esta metodología ya está insaturada en pacientes con linfoma, leucemia linfática crónica, mieloma y trasplante hematopoyético, y próximamente la aplicaremos en otras áreas”.

Orgullosos del área de la super especialización

La especialidad de Hematología y Hemoterapia “es muy interesante, abarca diferentes áreas, en las cuales estamos introduciendo innovaciones continuas. Desde áreas super especializadas como la unidad de terapias avanzadas, trasplante hematopoyético y las unidades monográficas, linfoma, mieloma, amiloidosis, patología mieloide, hematogeriatría, terapia antitrombótica; hasta la hematología general en la que tenemos puntos en común con otros servicios hospitalarios y con atención primaria. Todo ello teniendo como base el servicio de transfusión, y el diagnóstico integrado que hacemos en los laboratorios especializados de coagulación, citología medular y sangre periférica, biología molecular, citogenética hematológica, inmunofenotipaje, con la colaboración estrecha con el servicio de Anatomía Patológica. En la unidad de ensayos clínicos fase II y III, y en la unidad específica para fase I, estamos trabajando continuamente para ofrecer a los pacientes nuevos tratamientos innovadores”, detalla Llamas.

Lo más innovador

“Queremos seguir aumentando la disponibilidad de ensayos clínicos en todas las patologías; administrar terapias avanzadas basadas en células CAR-T; establecer la consulta monográfica de trombopatías; aumentar el número de pacientes que se realizan un trasplante autólogo en régimen domiciliario; poner en marcha proyectos colaborativos con otros centros de la Comunidad de Madrid e incluso de ámbito nacional, etcétera. La mejor forma de afrontar el futuro es siendo ambiciosos, fijando objetivos y trabajando duro para conseguirlos, puesto que el beneficio final será el de nuestros pacientes. Somos conscientes de que el trabajo multidisciplinar es el pilar de la medicina actual, y que debemos potenciar las posibilidades que nos ofrecen las TICs, de forma que nuestros pacientes se sientan tratados con la misma humanidad, calidad y seguridad”, concluye la responsable del servicio de Hematología y Hemoterapia.

Macarena Rodríguez, RRII Regional Manager Janssen España, concluye que en la farmacéutica “hemos cumplido ahora 25 años dedicados al área de Hematología en España. Entregar este premio al mejor servicio de Hematología y Hemoterapia precisamente en esta edición, es una oportunidad para reconocer la excelencia en la atención a estos pacientes que existe en nuestro sistema de salud y, muy especialmente, a sus profesionales sanitarios, que con su trabajo diario el cambio de paradigma al que estamos asistiendo en el abordaje de los cánceres de la sangre recientemente. Gracias al trabajo conjunto hemos conseguido que las nuevas opciones terapéuticas lleguen a las personas con tumores como el mieloma múltiple o la leucemia linfocítica crónica; dos enfermedades a las que cada vez estamos más cerca de poder borrarles el adjetivo ´incurable´. Seguiremos acompañando a la comunidad hematológica para hacer del cáncer una enfermedad tratable y, tal vez algún día, también curable”.


Revive la gala de los Premios BiC