El modelo de gestión hospitalaria de Aragón se ha hecho con el galardón de Premio BiC 2022 con el apoyo de Roche. Aunque este último año continúan esforzándose en mantener una normalidad en los hospitales de la comunidad, el departamento de sanidad del Gobierno de Aragón destaca como su punto fuerte la gestión durante la crisis sanitaria de la COVID-19.

Y es que supieron adaptarse a la realidad que la pandemia puso encima de la mesa y han sabido salir de ella incorporando a su sistema de gestión los progresos que, a pesar de las dificultades, se llevaron a cabo. Una gestión “impecable” que según ponen en valor desde la Consejería de Sanidad, no habría sido posible sin el sacrificio del personal sanitario, siempre dispuesto a dar lo mejor de ellos mismos en favor del bienestar del paciente.

Desde que hace dos años y medio llegara el coronavirus, con diferente intensidad los hospitales aragoneses se adaptaron a una situación cambiante que modificaba su funcionamiento. Durante toda la pandemia la gestión hospitalaria de la Comunidad ha sido excelente gracias al intenso trabajo de la dirección y planificación del SALUD y de los profesionales sanitarios de los centros que se han enfrentado a un reto sin precedentes.

Los cambios

Todos los centros establecieron circuitos diferenciados en los servicios de urgencias para atender y diferenciar a enfermos potencialmente afectos de la COVID-19 de aquellos que no la tenían. El Hospital Universitario Miguel Servet (HUMS) creó grupos multidisciplinares formados por sanitarios de urgencias, medicina interna, neumología e intensivistas. Estos servicios, junto con otros como los de microbiología, medicina preventiva, farmacia, admisión e informática, lograron crear una red y llevar a cabo medidas estratégicas para luchar contra la pandemia. Acciones similares realizaron desde el Hospital Clínico Lozano Blesa (HCU), con el objetivo de poder ampliar los espacios disponibles en el Servicio de Urgencias y establecer con mayores garantías de seguridad los circuitos de atención a pacientes.

Asimismo, se reforzaron y ampliaron los servicios de medicina interna, intensivos, neumología, prevención de riesgo laborales, así como los laboratorios para el diagnóstico de la enfermedad y nuevas técnicas, como “el alto flujo”, se instalaron en los hospitales aragoneses creando Unidades de Cuidados Respiratorios Intensivos (UCRI).

Sin olvidar que las Unidades de Cuidados Intensivos ampliaron el número de camas, con la humanización presente en la atención a los pacientes, ampliando los horarios de visitas y salidas al exterior en pacientes aún dependientes de respirador.

El Hospital Clínico Lozano Blesa, para poder regular con mayor agilidad la disponibilidad de camas de hospitalización, ante la alta ocupación con enfermos Covid, puso en funcionamiento una Unidad de Hospitalización a Domicilio con 20 camas dependiente de Hospital en una Residencia “Covid” de un barrio rural de Zaragoza. El objetivo de esta Unidad era facilitar el traslado de pacientes con infección por coronavirus no subsidiarios de técnicas diagnósticas o terapéuticas de alta complejidad, pero que necesitaban de vigilancia médica, cuidados de enfermería, así como medidas de aislamiento y control difíciles de proporcionar en su domicilio habitual.

El presente y futuro inmediato

Aragón tiene la peculiaridad de tener una población dispersa, envejecida, con una alta carga de cronicidad y con mucha necesidad de cuidados más que de tratamientos de enfermedades agudas. Por ello desde, la Consejería de Sanidad apuntan que es donde ahora -tras la pandemia- “hay que poner el foco”, siendo los cuidados sociosanitarios un pilar fundamental.

Así entre los retos ya presentes y futuros establecen la potenciación de la cercanía y la accesibilidad de las zonas rurales, la posibilidad de toma de decisiones compartidas a través de sistemas de información y de sistemas de salud digital. Además de hacer que el hospital se abra al resto de la comunidad autónoma y trabajar mucho en salud pública, sin dejar atrás la medicina 5P.

Dolores Ferrández, directora regional de Roche Farma para la zona Centro, ha felicitado a los ganadores, y también al resto de las candidaturas, por su esfuerzo y trabajo en favor de los pacientes, y expresó la satisfacción de la compañía por colaborar con unos galardones que, año a año, sirven de acicate para seguir mejorando la calidad asistencial en el sistema sanitario.


Revive la gala de los Premios BIC 2022