Reumatología, cuatro décadas de crecimiento constante por Sagrario Bustabad Reyes

Por Sagrario Bustabad Reyes, Presidenta de la Sociedad Española de Reumatología. Directora médica del Hospital Universitario de Canarias

276

Existen más de 200 enfermedades reumáticas que pueden afectar a cualquier rango de edad, desde niños hasta personas mayores, pero sorprendentemente, aún existe un gran desconocimiento sobre estas patologías que, en algunos casos, pueden ser muy graves. Algunas de ellas provocan una disminución de la esperanza de vida, especialmente las enfermedades inflamatorias y autoinmunes, un hecho al que hay que hacerle frente a través del abordaje multidisciplinar y del avance en la investigación. En este último aspecto, desde la Sociedad Española de Reumatología (SER) no dejamos de lado la investigación, somos una de las sociedades científicas que tenemos nuestra propia Unidad de Investigación y estamos llevando a cabo más de una veintena de proyectos que abarcan el amplio espectro de la Reumatología desde la evolución del lupus eritematoso sistémico, el riesgo cardiovascular en las enfermedades reumáticas inflamatorias crónicas, nuevos registros de pacientes con miopatía inflamatoria o síndrome de Sjögren o el estudio de la epidemiología de la osteoporosis en España, entre otros.

Para mejorar el conocimiento de estas patologías, muchas de ellas complejas, este año hemos llevado a cabo la campaña de concienciación “Una de cada cuatro” con el objetivo de hacer hincapié sobre la elevada prevalencia que tienen las enfermedades reumáticas en nuestro país ya que, según hemos constatado y gracias a datos del estudio EPISER, afectan a uno de cada cuatro adultos, lo que supone más de 10 millones de personas en España.

Esta cifra debería alertar a las administraciones y tenerse en cuenta porque amenazan con convertirse en un verdadero problema de salud pública al ir, en muchos casos, ligadas con el creciente envejecimiento de la población. Además, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades reumáticas suponen la primera causa de incapacidad física en el mundo occidental. En este sentido, queremos invitar a las autoridades sanitarias y a todos los agentes implicados a reflexionar sobre el problema de salud pública que representan las enfermedades reumáticas y el papel, cada vez mayor, que puede ejercer la especialidad de Reumatología.

Un estudio de la SER revela que durante los próximos 15 años, se necesitará aumentar alrededor de un 40% el número de especialistas para hacer frente a las crecientes necesidades en este ámbito y poder afrontarlas con mayor eficiencia”

No obstante, para poder ofrecer soluciones adecuadas que sirvan para paliar el alto impacto que pueden provocar estas enfermedades en el Sistema Nacional de Salud (SNS) es imprescindible luchar por la creación de más plazas de Reumatología que puedan suplir el déficit actual que existe de reumatólogos. Uno de nuestros estudios ha revelado recientemente que, durante los próximos 15 años, se necesitará aumentar alrededor de un 40 por ciento el número de especialistas para hacer frente a las crecientes necesidades en este ámbito y poder afrontarlas con mayor eficiencia.

La Reumatología es una especialidad joven pero que ha progresado mucho y a gran velocidad. En estos 40 últimos años cabría destacar el enorme avance en el conocimiento y tratamiento de las enfermedades reumáticas. Hace escasas décadas muchos pacientes que sufrían artritis crónicas tenían tratamientos de eficacia limitada, sufrían grandes deformidades e, incluso, terminaban en silla de ruedas. En este sentido, la estrategia terapéutica, los métodos diagnósticos y las nuevas terapias han influido positivamente en el desenlace de los afectados. Por ello, si se diagnostica y se trata a los pacientes de forma temprana, con la disponibilidad terapéutica actual, su evolución y pronóstico son muy favorables.

A pesar de todas las dificultades, desde la Sociedad Española de Reumatología nos hemos ido adaptando a las circunstancias de forma eficiente, y siempre buscando la innovación. Así, hemos abogado por fomentar la mejora de la investigación y por favorecer la actualización de los conocimientos de los reumatólogos, entre otras cuestiones. Y seguiremos haciéndolo. Además, nos enfrentamos con muchas ganas e ilusión a los desafíos que nos depara el futuro próximo y estamos convencidos de que, con la implicación y colaboración entre todos los agentes, seguiremos avanzando por mejorar la calidad de vida de los pacientes reumáticos.