La transición de un modelo preventivo a uno curativo, por Esther Carmona

Por Esther Carmona, portavoz de Sanidad del PSOE en el Senado

247

No cabe duda que la oncología es uno de los principales retos que a día de hoy ocupan y preocupan a los sistemas sanitarios, a la sociedad civil, científica y política, en general, a nivel mundial. La transición hacia un modelo preventivo desde el actual modelo curativo en materia sanitaria y particularmente oncológica, se posiciona como objetivo prínceps.

En el ánimo de alcanzar un Sistema Nacional de Salud en España dotado de mayor equidad y más robusto, los Presupuestos Generales del Estado para 2023 en materia de Sanidad consolidan el compromiso del Gobierno para su fortalecimiento, un SNS que sea capaz de adaptarse a las necesidades reales de salud de la población. La dotación para el ejercicio 2023 del Ministerio de Sanidad alcanza los 2.705,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,5% respecto al ejercicio anterior. Si a esta cifra se le suman las transferencias internas, el presupuesto total llega a 3.061,5 millones. Y ello redundará positivamente en el evolutivo del cáncer en nuestro país. Para reforzar la capacidad preventiva y de promoción de la salud, el Ministerio de Sanidad va a destinar 12,4 millones de euros en 2023, con 6,4 millones para el convenio con la FEMP para la creación o rehabilitación de entornos saludables (18 millones en el período 2021- 2023); y otros 6 millones de euros para cribados poblacionales de cáncer de colon y de cérvix (16 millones en el período 2021-2023).

Especial mención merece una de las novedades de este proyecto PGE 2023 cual es el Plan de implantación de la Cartera de Genómica, que contará en 2023 con 100 millones de euros; además del Plan INVEAT (Inversiones en Equipos de Alta Tecnología) del SNS que continuará en este nuevo año. Se trata de una acción ,que desde el año 2021 ha concentrado casi 800 millones de euros, procedentes de fondos europeos. Los primeros de estos equipos de alta tecnología (como TAC, RM, aceleradores lineales) ya han sido instalados. Estos equipos se distribuyen en hospitales públicos por toda la geografía y contribuyen a disminuir la brecha entre territorios en el acceso a la alta tecnología. También debemos recordar el Plan de Implantación de Protonterapia, con el objetivo de hacer accesibles a la ciudadanía los tratamientos más innovadores en cáncer desde lo público que incluye una asignación de 24,3 millones para continuar con su desarrollo.

“Los avances en la tecnología ARNm y la investigación sobre el SARS-CoV-2 ayudarán a superar el desafío de las vacunas contra el cáncer; el mayor desafío será conseguir un tratamiento individualizado para cada paciente”

La pandemia de COVID-19 nos ha ofrecido lecciones varias y una de ellas es haber demostrado la posibilidad de desarrollar vacunas en menos de un año, frente a los habituales intervalos temporales de 10-15 años y gracias, en parte, al trabajo anterior de la comunidad científica sobre vacunas similares contra el cáncer, con un gran esfuerzo durante décadas. Con alta probabilidad, los avances en la tecnología ARNm y la investigación sobre el SARS-CoV-2 ayudarán a superar el desafío de las vacunas contra el cáncer. El mayor reto de esta línea de desarrollo de vacunas ARNm, entre otros, será conseguir un tratamiento específico para cada paciente -tratamiento individualizado- pues las mutaciones generadas por cada célula tumoral crean unos neoantígenos distintos en cada persona.

Un nuevo paradigma serán, asimismo, las pruebas de sangre, conocidas como biopsias líquidas, capaces de detectar la neoplasia en su fase inicial; en una etapa temprana de investigación y con alto costo de momento, pero que, a medida que aumente su sensibilidad y mejore su disponibilidad, serán más accesibles convirtiéndose así en un importante pilar para la detección precoz del cáncer.

Cómo no, destacar uno de los tratamientos más prometedores, la Inmunoterapia con células CAR-T materia en la que ha sido un privilegio y honor cooperar desde el Senado. Una terapia que ha demostrado alta eficacia en determinada tipología de neoplasias y adaptable, según recientes estudios, a otras patologías como el lupus eritematoso.

¡SALUD PARA TODOS!