La Oncología en Tiempos de COVID

507

Por Álvaro Rodríguez-Lescure, Presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica.

Desde el momento de la declaración de pandemia COVID-19 por la OMS el 11 de marzo de 2020, así como el confinamiento total por parte de las autoridades gubernamentales ante la situación de colapso sanitario, SEOM ha trabajado sin descanso para ayudar tanto a pacientes como a profesionales, sociedades científicas e instituciones, para intentar estructurar la atención a los pacientes con cáncer en una situación insólita y amenazante.

Los pacientes con cáncer se vieron afectados de una manera especial teniendo en cuenta su situación de inmunosupresión, la prevalencia de comorbilidades y secundarismos, las situaciones de estadios avanzados y situaciones funcionales deterioradas en algunos casos, la alta frecuencia de visitas al hospital para recibir un adecuado tratamiento y seguimiento, así como la incertidumbre sobre la implicación en el riesgo de contagio y severidad por el SARS CoV-2.

El trabajo desde SEOM ha abarcado todas las esferas implicadas y afectadas por esta pandemia en la atención del paciente con cáncer. Tanto pacientes como profesionales han necesitado resituar y reorganizar lo que hasta ahora suponía una rutina tremendamente engranada en la atención oncológica. Recomendaciones para pacientes y familiares, sociedad, servicios de oncología han sido generadas y revisadas periódicamente. Este apoyo habrá sumado en la labor de reducir el riesgo de contagio de los pacientes con cáncer por SARS CoV-2, así como mantener el beneficio derivado de las diferentes terapias antitumorales de acuerdo a cada situación en particular.

Entre otras actividades, SEOM puso en marcha un registro a nivel nacional que permitiera obtener información en tiempo real del impacto de esta pandemia en los pacientes con cáncer ingresados por COVID en los hospitales, así como la situación de las plantillas de los diferentes servicios de oncología médica a lo largo del país. Por otro lado, en coalición con otras sociedades y asociaciones, hemos generado datos para dar la voz de alarma sobre el descenso en los nuevos diagnósticos de cáncer, la implicación del retraso en la administración de terapias potencialmente curativas o los factores de riesgo asociados al riesgo de contagio y desarrollo de eventos severos por SARS CoV-2. La revisión constante de la evidencia científica disponible, de forma progresiva para la comunidad y que, desde SEOM, se ha facilitado a sus socios de forma concisa y focalizada al paciente con cáncer ha permitido estimular su formación actualizada en un corto período de tiempo y que esto haya redundado en una mejor atención del paciente con cáncer. A partir de diferentes enlaces en su página web, SEOM ha facilitado a sus socios información relevante proveniente de instituciones gubernamentales, sociedades científicas o publicaciones de interés de forma casi inmediata a su presentación.

El trabajo conjunto de SEOM con asociaciones de pacientes, otras sociedades científicas y medios de comunicación, ha permitido también establecer un flujo constante de información veraz, certera y actual sobre las distintas cuestiones relacionadas con la pandemia COVID-19 y cáncer que más han preocupado a sus implicados.

Y es que, no solo en el momento inicial de esta pandemia COVID-19, sino que de forma constante SEOM ha intentado ofrecer respuestas a las cuestiones no resueltas que esta pandemia ha puesto sobre la mesa para poder mantener una adecuada atención oncológica y respaldar a los profesionales en la toma de decisiones con la mayor información científica disponible. Por un lado, desde SEOM se ha trabajado en la elaboración de recomendaciones específicas sobre los requisitos necesarios en la atención del paciente con cáncer en esta pandemia de acuerdo a las distintas situaciones desde el punto de vista oncológico y epidemiológico, reuniendo las condiciones de mayor seguridad para ellos. En escasos días, SEOM recogió el trabajo de todos y cada uno de los Grupos Cooperativos de investigación de la Oncología española, con el fin de poner a disposición de los oncólogos, de otros especialistas en cáncer y de las autoridades un compendio pormenorizado de atención específica y alterativas terapéuticas para todas y cada una de las patologías oncológicas. Por otro lado, de forma inevitable, se ha extendido la atención telemática para reducir las visitas de los pacientes al hospital. Esto ha supuesto en muchos casos una nueva forma de atender a los pacientes, por lo que SEOM ha trabajado para poder facilitar a los profesionales información relativa a los requisitos personales y materiales, aspectos éticos y legales, óptimas indicaciones y limitaciones de esta forma de ejercer la medicina complementaria a la visita presencial.

Las medidas de prevención han sido la mayor defensa para la contención de la expansión del SARS CoV-2 dadas las limitaciones terapéuticas. Recientemente, con el inicio de la tan ansiada vacunación, SEOM ha dado soporte a una declaración institucional sobre la vacuna para el SARS-Cov-2, con recomendaciones un compendio de conceptos básicos y generales sobre la vacunación de los pacientes oncológicos. Este posicionamiento por parte de SEOM pretende poner de manifiesto la recomendación prioritaria para la vacunación COVID-19 en los pacientes con cáncer avanzado o en tratamiento activo potencialmente inmunosupresor. Además, se han considerado otras recomendaciones específicas teniendo en cuenta otros factores de riesgo, así como los datos de seguridad disponibles. El desarrollo de este posicionamiento está en línea con las pautas de otras sociedades científicas nacionales e internacionales como la American Association for Cancer Research (AACR), European Society for Medical Oncology (ESMO) y la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME). Su difusión a través de los distintos medios permitirá poner de relieve la importancia de priorizar a los pacientes con cáncer entre los grupos de riesgo para la administración de la vacuna COVID-19.

Hemos compartido experiencia, documentos y posicionamiento con sociedades, científicas, asociaciones de pacientes y con países de Iberoamérica, a través de la Red Iberoamericana del Cáncer, además de producir declaraciones, posicionamientos, participaciones en webinars y foros virtuales con profesionales y asociaciones de pacientes.

Es, sin duda, un bagaje intenso de un año complejo que nos ha entrenado para, como así parece, continuar con esta labor durante 2021.