Impulso definitivo a una sanidad digital y accesible en Madrid, por Enrique Ruiz Escudero

Por Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid

287

Este 2023, como cada año que comienza, nos brinda la oportunidad de afianzar proyectos ya en marcha y emprender nuevos planes, para continuar consolidando a la sanidad madrileña como referente a nivel nacional e internacional.

Queremos que nuestro servicio de salud siga siendo moderno, contando siempre con la tecnología más puntera; cercano, gracias a las herramientas que promueven la accesibilidad del ciudadano al sistema; y humano, es decir, que cure, cuide y acompañe al paciente y a sus allegados. Elementos que contribuyen a que, en nuestros equipos, estén los profesionales más formados y capacitados para proporcionar una atención de calidad, cada vez más ajustada a las necesidades concretas del paciente. Esto significa que le atendemos allí donde está y que le ofrecemos una medicina precisa, adaptada a las características físicas del enfermo y de su enfermedad.

Esta base tan sólida, estoy convencido, nos va a permitir mantenernos en el primer puesto del ranking en lo que a trasplantes, terapias avanzadas o unidades de referencia se refiere. Así como avanzar a pasos agigantados en el tratamiento del cáncer, a través de la Red Oncológica Madrileña. Un hito nacional que va a garantizar mayor calidad asistencial, así como perfeccionar procesos y diagnósticos.
Para seguir en esta línea de progreso, los retos que tenemos este año son numerosos y de calado. Algunos debemos afrontarlos a nivel nacional porque competen al conjunto de CCAA, junto al Ministerio de Sanidad. Y otros son únicamente competencia regional.

Respecto a los primeros, nos preocupa la falta de profesionales sanitarios que sufre España. Un problema de Estado que requiere de la implicación firme del Gobierno central. Desde la Comunidad de Madrid ya hemos trasladado nuestras propuestas técnicas para dar solución a un asunto que ya condiciona el funcionamiento del SNS.

De igual manera, es importante que, como país, actuemos para reducir el tiempo que los medicamentos tardan en llegar al ciudadano. En este caso, también se requiere de la actuación del Ministerio, por lo que le hemos trasladado las propuestas que los técnicos de la sanidad madrileña han planteado para una medida que creemos imprescindible y beneficiosa para los pacientes. Y que confiamos tenga efecto en 2023.

Un año en el que dará sus primeros pasos la nueva Ley de Farmacia madrileña. Un texto ambicioso, propio del siglo XXI, que da respuesta a las necesidades actuales del sector y de la sociedad.

A nivel regional, los desafíos en los que ya trabajamos son muy relevantes. Por supuesto, queremos una Atención Primaria fuerte y accesible. Nos hemos propuesto que el paciente sea atendido cuanto antes y que el profesional le dedique más tiempo. Por eso, aplicaremos un nuevo sistema de agendas, aumentaremos la capacidad resolutiva de los médicos y reforzaremos el acceso telefónico, para atender todas las llamadas.

Nuestros planes de salud mental, lucha contra las adicciones y prevención del suicidio, reflejan la prioridad que suponen para la Comunidad de Madrid. Vamos a dotar al sistema regional de más recursos técnicos y humanos para paliar estas situaciones.

También destaca la fuerte apuesta por la digitalización de la sanidad, reforzando iniciativas pioneras como la Tarjeta Sanitaria Virtual, que permite un acceso directo al sistema sanitario y a toda la información médica a través del teléfono móvil.

La Comunidad de Madrid sigue siendo una de las regiones con los tiempos de espera más reducidos, pero queremos ser más ambiciosos. Y nuestro Plan de Listas de Espera va a permitir reducir a la mitad estos tiempos máximos. Una aspiración que trasladamos también a las infraestructuras. Vamos a reformar y ampliar los grandes hospitales de la región, a poner en marcha 34 nuevos centros de salud, a rehabilitar más de 400 centros de Atención Primaria y a renovar 900 equipos de alta tecnología.

“Tenemos un 2023 lleno de proyectos ilusionantes con el fin de progresar hacia una sanidad regional más vanguardista, humanizada y capaz de atender en menor tiempo y de manera más precisa”

Sin duda, la prevención y promoción de la salud es otro de los retos para este 2023. Es un cambio de cultura que convierte al paciente en protagonista de la gestión de su salud. Buscamos que no acuda al sistema solo cuando está enfermo, sino que se cuide para evitar o retrasar la enfermedad. Un aspecto relevante si hablamos de cronicidad.

En este mismo sentido, el aumento de la esperanza de vida supone un enorme desafío para la sanidad. Y abogamos por el envejecimiento activo, por adaptar los centros para evitar que padezcan cuadros confusionales y por fomentar la hospitalización domiciliaria.

Para llevar a cabo todas estas acciones son fundamentales los profesionales. Y nuestro objetivo es blindar su estabilidad, mejorar sus condiciones laborales y fomentar la retención de talento, para seguir teniendo a los mejores.

En definitiva, tenemos un 2023 lleno de proyectos ilusionantes que comparten un fin, progresar hacia una sanidad madrileña más vanguardista, humanizada, capaz de atender en menor tiempo y de manera más precisa. Estoy convencido de que, gracias al gran equipo que conforman los profesionales del Servicio Madrileño de Salud, lo lograremos.