En un futuro próximo

78

Por Miguel Javier Rodríguez Gómez, Consejero de Sanidad de Cantabria.

No podemos aspirar a tener una Sanidad del siglo XXI, si no somos capaces de hacer entrar a la propia administración sanitaria en el siglo XXI. Esta es una de las primeras reflexiones que tenemos que admitir.

La administración no puede vivir de espaldas a las nuevas formas de relacionarse de la sociedad y, por tanto, creemos sumamente importante adaptarnos a estos cambios en las relaciones sociales e intentar trasladarlas a la relación entre pacientes y el sistema sanitario. Una concepción que nos sitúa ante nuevos escenarios que pueden ser muy beneficiosos para ambos.

Son muchas las puertas que nos abre la aplicación efectiva de las nuevas tecnologías y, desde luego, desde la Consejería de Sanidad vamos a intentar explorarlas y explotarlas.

Uno de los ejemplos que más y mejor pueden servir para ilustrar este cambio sería la creación de una Carpeta de Salud Ciudadana, con la que se pretende poner a disposición de la ciudadanía un archivo electrónico de salud completa. Una carpeta disponible en web y App en dispositivo móvil, que incluya entre sus funcionalidades la historia clínica electrónica unificada del paciente con acceso a análisis y otras pruebas médicas, con posibilidad de petición y gestión de citas o la capacidad para realizar videoconferencia con su médico de AP o hospital.

De esta forma, y con un análisis Big Data y la aplicación de algoritmos de inteligencia artificial podríamos, entre muchas otras cosas, mejorar las herramientas de ayuda al diagnóstico clínico, realizar una medición de resultados en salud para poder explorar modelos de compra de fármacos basados en el valor aportado o potenciar las posibilidades de participación del SCS en ensayos clínicos de nuevas terapias y fármacos.

Ensayos clínicos y nuevas terapias que también están llamados a ser otra de las grandes apuestas del sistema sanitario.

En 2018, nuestro Instituto de Investigación Valdecilla (IDIVAL) facturó 2 millones de euros en ensayos clínicos. Cuantía que podría duplicarse con una organización adecuada en esta legislatura, una organización que potencie las capacidades de nuestro sistema para el desarrollo de la investigación y la innovación. El IDIVAL es uno de los principales activos en investigación no solo de nuestra Comunidad Autónoma, sino del conjunto del país, con retos como abordar la participación de Valdecilla en investigación en terapias avanzadas sobre pacientes (con la posibilidad de participar en ensayos, por ejemplo, con CAR-T, etc.).

La administración no puede vivir de espaldas a las nuevas formas de relacionarse de la sociedad y, por tanto, creemos sumamente importante adaptarnos a estos cambios en las relaciones sociales e intentar trasladarlas a la relación entre pacientes y el sistema sanitario

Esto deja patente, que la idea del sector salud como uno de los ejes dinamizadores centrales de la economía de la mano de la innovación e investigación es muy atractiva y, por ello, estamos trabajando para convertir Valdecilla en el centro de referencia del Norte de España en Ensayos Clínicos, gracias a la Unidad del propio hospital, que en los últimos años está desarrollando ensayos de muy alta complejidad sobre pacientes.

La ambición es ser el centro número 1 en el norte de España en calidad y cantidad de ensayos clínicos que implican altísimo rigor clínico, además dan opciones terapéuticas a pacientes que no tienen otras alternativas, se consigue la gratuidad del fármaco de estudio, la entrada de importantes recursos complementarios, y gran prestigio.

A su vez, IDIVAL puede participar en el desarrollo de grandes proyectos con impacto social y en pacientes, basados en la medicina personalizada en cohortes desarrolladas en colaboración con otros centros y con la base del biobanco Valdecilla, como pueden ser pacientes con enfermedad de Alzheimer, enfermedades autoinmunes, enfermedades hematológicas, determinados tipos de cáncer, etc.

Y no solo ahí debemos quedarnos. Hay más formas de aplicar la innovación y también participamos de ello. Ejemplos de buena praxis en innovación son la aplicación del factor humano (FH) en Sanidad, el fomento de la innovación desde la demanda en salud o la compra pública innovadora. El Hospital Virtual Valdecilla (HvV) ha generado un equipo de trabajo que es reconocido a nivel internacional y cuenta con una tecnología pionera a nivel mundial.

Gracias al programa EVALTEC, de IDIVAL y HvV, estamos en disposición de situar a Cantabria como un referente en la aplicación del Factor Humano en Sanidad, tanto en la evaluación de compra de tecnología sanitaria (incluyendo la fase de diseño de la misma), como en el diseño de nuestras propias soluciones como la Estación Clínica para los profesionales o las Apps de Salud para la ciudadanía, con el fin de garantizar la usabilidad y ergonomía de las herramientas y aplicaciones así como la satisfacción y bienestar de los usuarios.

A su vez, a través del Programa FUSION, partiendo del conocimiento de los profesionales del Servicio Cántabro de Salud y fomentando su creatividad y carácter emprendedor, queremos generar retos de mejora de los procesos y tecnologías del SCS a compartir en su definición con la industria y el tejido TIC de Cantabria, fomentando el desarrollo de productos y servicios o la creación de nuevas empresas de base tecnológica que generen riqueza y empleo en la sociedad cántabra.

Cantabria reúne las características necesarias para afrontar los retos de futuro que nos plantean en el ámbito sanitario y HvV e IDIVAL son, quizá, dos de las joyas más desconocidas que guarda nuestra Sanidad Pública. Dos referentes en la investigación y la innovación que trataremos de potenciar y hacer crecer durante estos próximos cuatro años. Porque, como ven, tienen unas potencialidades capaces de volver a convertir a Cantabria en un referente en materia sanitaria no ya tan solo en el ámbito de referencia nacional.