Construir un mejor SNS desde la cooperación, una prioridad política, por Rosa Romero

Por Rosa Romero, presidenta de la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados

162

La sanidad debe ocupar la prioridad en la agenda política. Así lo entendemos en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados que tengo el honor de presidir.

La pandemia de la Covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia de la salud en nuestras vidas, y la intensidad de actividad de la Comisión refleja el compromiso político de todo el arco parlamentario.

Son muchos los retos que tenemos por delante para mejorar y modernizar nuestro Sistema Nacional de Salud: el envejecimiento de la población, el incremento de la esperanza de vida, la cronicidad y las pluripatologías, hace que debamos ser capaces de liderar la transformación que se precisa para conseguir una excelencia en la asistencia sanitaria y la sostenibilidad del Sistema.

En la Comisión de Sanidad hemos tenido la oportunidad de escuchar la voz de profesionales sanitarios, organizaciones de pacientes, representantes de la industria farmacéutica, es decir, toda la representación del sector salud, con propuestas para abordar los retos sanitarios.

Considero que la innovación e investigación, la humanización y la profesionalización son pilares fundamentales en los que se debe centrar el esfuerzo.

“En la Comisión de Sanidad hemos tenido la oportuniad de escuchar la voz de los profesionales sanitarios, organizaciones de pacientes, representantes de la industria con propuestas para abordar los retos sanitarios”

Empezando por el apoyo a los profesionales sanitarios que son la columna vertebral de nuestro sistema y que nos han demostrado su vocación y compromiso en esta pandemia. Además, hay que abordar el déficit de profesionales que tenemos en todo el territorio Nacional.

La transformación digital del Sistema Nacional de Salud es otro de los importantes retos, la Inteligencia Artificial, Big Data y el acceso a innovadoras terapias en los tratamientos, así como la Medicina de Precisión 5P, son algunos de los desafíos en los que se está dando un salto no solo cuantitativo sino cualitativo.

Pero toda esta transformación que tenemos por delante se debe hacer poniendo en el centro de nuestra acción al paciente, para hacerlo copartícipe en la toma de decisión, además de consolidar una verdadera equidad en el acceso a los servicios, la calidad de la atención y la protección de sus derechos; de forma que vivan donde vivan, tengan las mismas oportunidades y tengan los mismos tratamientos. En definitiva, la misma asistencia sanitaria.

Pero si en algo tenemos que poner el acento es en la promoción y prevención de la salud, donde debemos involucrar a todos los actores, empezando por los poderes públicos en sus diferentes niveles territoriales, junto con los pacientes y los profesionales desde el enfoque “One Health”: una sola salud para todos desde una visión transversal y proactiva.

En un mundo en constante evolución, es crucial que quienes ocupamos responsabilidades públicas seamos artífices en liderar las transformaciones que se necesitan especialmente en el ámbito de la salud, donde promovamos cambios que beneficien a la sociedad en su conjunto.

Resulta imprescindible implementar políticas públicas que den respuesta a los desafíos sanitarios del momento y del futuro.

En definitiva, la responsabilidad política en España implica estar al servicio del bienestar de toda la sociedad y actuar en consecuencia. La adaptación a las nuevas realidades es un desafío que se debe asumir con determinación y compromiso, y la Comisión de Sanidad tiene una tarea fundamental en este sentido.

Solo a través de la colaboración, de la cooperación, de la unión de todos y desde el diálogo constructivo donde fortalecer el sistema sanitario, se podrá lograr una sociedad más justa y equitativa en materia de salud, y lo más importante, mejorar la calidad de vida del paciente y los ciudadanos.