“Ya hay CC. AA. que prevén incorporar los contenidos e indicadores del RNFC”

Entrevista con Juan Ignacio González Montalvo, miembro del Registro Nacional de Fracturas de Cadera

191

El Registro Nacional de Fracturas de Cadera (RNFC), compuesto por hospitales y profesionales de toda España, celebró el pasado marzo su 5ª reunión anual en Madrid. Una jornada que sirvió, a su vez, para retomar la presencialidad y celebrar el quinto año de existencia. Un lustro en el que desde que comenzó en 2017, el RNFC ha recogido información sobre más de 40.000 pacientes en más de 80 hospitales de 15 Comunidades Autónomas, de manera continua. Hablamos con uno de sus miembros, y  jefe del Servicio de Geriatría del Hospital La Paz (Madrid) sobre esta reunión.

Pregunta. Empecemos por lo general. ¿Qué importancia tienen este tipo de reuniones? ¿Cómo han ido evolucionando con el paso de los años?

Respuesta. Esta es la quinta reunión y es el quinto año de vida del registro. En las distintas ediciones de las reuniones se han ido tratando los temas más actuales en cada momento. En esta reunión, hemos hecho una puesta al día en una serie de aspectos que eran necesarios abordar, de manera especial, después del tiempo en el que hemos estado tan distanciados. La conclusión principal es que se ha constatado el entusiasmo por parte de todo el grupo colaborador de los hospitales, a fin de mantener vivo el registro y seguir trabajando unidos para mejorar la atención a los pacientes con fractura de cadera en nuestro país.

P. En el primero de los bloques se abordó, con las Administraciones, el impacto de las fracturas de cadera en la gestión sanitaria.

R. En la mesa del impacto de gestión estuvieron representados miembros de las administraciones de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Cataluña y  Extremadura. Se percibió un gran interés por parte de ellas por tener un conocimiento profundo de los contenidos del registro. Esperamos que pueda establecerse un compromiso futuro en el desarrollo del mismo, que es lo que ha ocurrido en otros países cuyos registros cuentan con más años de existencia. Antes o después, son las administraciones públicas las que deben pasar a hacerse cargo del registro y a considerar sus contenidos, conclusiones, indicadores de calidad y objetivos como propios. Por ejemplo, Comunidad de Madrid preveía incorporar en los próximos años algunas variables del registro, sino todas en los contratos de programas hospitalarios. También Extremadura, expresó el interés de su comunidad en incluir algunas variables del registro relativas a la seguridad de los pacientes hospitalizados contra la fractura de cadera. Lo consideramos un avance positivo el hecho de que se vayan incorporando de manera unívoca los términos del registro en las administraciones públicas.

“Disponemos de un arsenal terapéutico bastante escaso para el tratamiento de la osteoporosis en la persona anciana”

P. También contaron con representación ministerial en la 5ª reunión en la persona de Pilar Aparicio, directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad.

R. Para nosotros tiene una importancia muy grande. En aquellas experiencias (registros) que han surgido de una manera no profesionalizada, con el paso del tiempo ha sido siempre necesario que las Administraciones hagan suyo el registro, pueda así financiarse óptimamente y realizarse un mejor manejo de la gestión de los datos. Llevamos cerca de tres años trabajando con el Ministerio para intentar conseguir esta institucionalización del registro. Esperemos que llegue el día en el que, o bien por parte del Ministerio o las Comunidades Autónomas, el registro pase a depender de las Administraciones y no sea un movimiento voluntarista de sanitarios. Es necesario dar ese paso de su institucionalización. Actualmente se financia con dotaciones, ayudas y becas de partes que tienen fe en la importancia de estos datos. La intención es buena por parte del Ministerio, como refrendó Pilar Aparicio.

P. ¿Qué actualizaciones se abordaron en el ámbito clínico?

R. Se realizaron cuatro ponencias al respecto; una puesta al día en el manejo del tratamiento de los pacientes con fracturas de cadera. Una de ellas fue realizada por el Dr. Enric Duaso, que dirige la Unidad de Fragilidad Ósea de Anoia, la cual ha ganado de forma consecutiva en las dos últimas ediciones de los Premios Best in Class el galardón a la Mejor Unidad de Fragilidad Osea. Duaso incidió en su intervención sobre la importancia de implementar estrategias locales de prevención secundaria, y presentó, en concreto, la que ellos tienen implantada. Otro tema que se abordó es la recuperación funcional de los pacientes, dado que solo el 60% de los pacientes tras una fractura de cadera recuperan el nivel previo de deambulación. También hubo una exposición sobre la nutrición en este tipo de pacientes, habitualmente portadores de malnutrición, y de los estudios que se están llevando a cabo al respecto en el seno del Registro. Y, por último, pudimos abordar una actualización del tratamiento de fondo de la osteoporosis en el anciano, donde tenemos un arsenal terapéutico para prescribir bastante escaso.

P. La tercera ‘pata’: el impacto en la investigación. ¿Cómo aprovechar los datos?

R. En sus años de existencia, el registro ya tiene diez publicaciones en revistas científicas nacionales e internacionales.  Mantenemos abiertos trabajos de investigación sobre nutrición, sobre la influencia que tiene el deterioro cognitivo en estos pacientes, recuperación funcional confusión mental… Pero en esta jornada hicimos especial énfasis en una colaboración entre miembros del registro y matemáticos de la Universidad Rey Juan Carlos para desarrollar una herramienta a modo de calculadora matemática que permita predecir las probabilidades de recuperar la capacidad de andar después de una fractura, que solo son del 60%. En esta jornada se presentaron por primera vez resultados a nivel nacional de ejemplos prácticos con la calculadora matemática. A mi modo de ver, es una colaboración muy interesante en dos ramas del conocimiento alejadas y que pueden dar resultados muy positivos para los pacientes.

P. ¿Qué colaboraciones con otros registros internacionales tiene el RNFC?

R. La similitud es casi absoluta Las variables recogidas, los objetivos, los indicadores de calidad que se evalúan… Son muy parecidos, de manera que la coherencia y colaboración entre registros es casi absoluta. Por poner un ejemplo, en esta jornada contamos con la asistencia de Andrew Hall, coordinador del programa IMPACT en Escocia. Desde comienzos de la pandemia, los escoceses tuvieron la idea de reunir el mayor número posible de datos internacionales sobre cómo había afectado la pandemia de COVID-19 a pacientes con fractura de cadera. Y, rápidamente, un grupo español que estaba preparado para trabajar en equipo se incorporó a un registro de más de una decena de países.  Por ejemplo, nos causó un impacto muy positivo el poder demostrar que, en el caso de España, la transmisión intrahospitalaria fue muy baja. Es decir, las medidas epidemiológicas que se tomaron fueron muy efectivas en pacientes con fractura de cadera. Aun siendo un registro relativamente joven en comparación con otros, ya nos han incluido dentro de los países que vamos a investigar juntos, poniendo en común nuestros datos. La colaboración es tan buena y fluida que ya se está planteando la posibilidad de crear un registro internacional público de fracturas de cadera

P. ¿En qué paso se encuentra esta iniciativa?

R. Se va a buscar la coherencia entre las variables de todos los registros, de manera que puedan ser compatibles al cien por cien. Creo que es un proyecto muy inminente; el año próximo año podemos estar ya registrando.

P. Para la última, los reconocimientos. El RNFC español recibió el ‘Golden Hip’. ¿Qué supone este premio?

R. Por sorpresa, el propio doctor Andrew Hall, nos hizo el regalo de lo que ellos llaman ‘Fractura de Oro’ (Golden Hip). La Golden Hip, en el registro escocés, es el premio anual que dan al hospital que ha tenido mejores resultados en la atención a estos pacientes con fractura, según los indicadores de su registro.  En este caso, nos compartió este premio al conjunto de 70 hospitales españoles como reconocimiento de los cinco años de andadura que llevamos. Es un galardón honorífico pero nos hizo una enorme ilusión por el trasfondo internacional que tiene.