Premios BiC
Congreso Europeo Anual de Reumatología (Eular)

br

Sandra Pulido Enviada especial a Amsterdam | viernes, 15 de junio de 2018 h |

El Congreso Europeo Anual de Reumatología (Eular 2018) celebrado en Amsterdam ha dejado importantes avances en el abordaje de la artritis reumatoide (AR), una patología que afecta a 23,7 millones de personas en todo el mundo.

Durante el encuentro, la biofarmacéutica Abbvie presentó nuevos datos de los resultados percibidos por los pacientes de tres ensayos en fase III para evaluar upadacitinib, un inhibidor selectivo de la JAK1 en fase de investigación.

“Upadacitinib es un fármaco oral en forma de pastilla que se toma solo una vez al día y ha demostrado una gran eficacia en los pacientes que tienen artritis reumatoide e incluso en los que tienen una AR más resistente a los tratamientos que tenemos en el momento actual”, subraya a GM Ricardo Blanco, del servicio de Reumatología del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander.

“La verdad es que se ha visto no solo mejoría en la AR sino que otras enfermedades autoinmunes como pueden ser las enfermedades inflamatoria intestinales, colitis ulcerosa y en la enfermedad de Crohn. Así, como es fácil que funciones también en enfermedades de la piel como la dermatits atópica”, añade el reumatólogo.

Los estudios Select-Next y Select Beyond mostraron mejorías en el dolor, la función física y la rigidez articular matutina después de 12 semanas de tratamiento y tras 14 en el estudio Select-Monotherapy.

Además, se notificaron mejorías en la fatiga y la inestabilidad laboral en Select-Next y el componente físico de la calidad de vida relacionada con la salud de los pacientes en Select-Next y Select Beyonda las 12 semanas.

“Es un fármaco novedoso y es relativamente seguro. Tiene que ser manejado por un especialista porque es complejo pero desde luego es muy eficaz para cualquier tipo de AR”, puntualiza Blanco

Inhibir JAK

Las JAK son moléculas de señalización intracelular importantes en diversas funciones biológicas.

“La familia de las JAK participan en la transducción de señales y activación de las citoquinas implicadas en enfermedades inmunomedidas como la artritis reumatoide. Por ello, los investigadores vieron estas moléculas como potenciales dianas terapéuticas contra la AR”, explicó durante la presentación Lisa Olson, DVP Immunology Research de Abbvie. “Se sabe que la JAK es un inhibidor importante en la transmisión de múltiples señales celulares”, continúa el reumatólogo del Valdecilla. “Entre ellas señales inflamatorias, puesto que éstas están aumentadas en enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, inhibir los JAK de forma adecuada puede llevar a un equilibrio a esta patología autoinmune”.

Upacitinib está a la espera de ser aprobado aún por las autoridades reguladoras.

Artritis reumatoide

Los resultados percibidos por los pacientes son un componente importante para comprender cómo los pacientes con artritis reumatoide perciben el impacto físico, psicológico y social de su enfermedad.

“La AR es una enfermedad devastadora. No sabemos cuál es el origen pero sí sabemos que lo que la causa es la inflamación del sistema nervioso. La consecuencia final es el debilitamiento del paciente” resaltó Roy Fleischmann, profesor clínico en el Departamento de Medicina Interna en el Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas. “Los pacientes con AR faltan al trabajo entre dos y 30 días y si la enfermedad no se trata correctamente en los 10 primeros años a la aparición de los síntomas, el 50 por ciento acaba con discapacidad”, incidió el profesor.

Asimismo, Blanco recuerda que “la artritis, por un lado, produce mucho dolor y, por otro lado, produce incapacidad funcional, el paciente no puede hacer sus funciones diarias, así como deformidades en las articulaciones. Todo ello lleva a que el paciente tenga que estar de baja laboral. Es una forma muy incapacitante si no se controla adecuadamente”, concluye el reumatólogo.


Los estudios mostraron mejorías en el dolor, la función física y la rigidez articular matutina



Los investigadores vieron las moléculas JAK como potenciales dianas terapéuticas contra la AR