Premios BiC
E. B. Barcelona | viernes, 03 de febrero de 2017 h |

La Comisión Europea ha concedido la autorización de comercialización de Suliqua (Sanofi), la combinación de ratio fijo de insulina basal (glargina 100 unidades/ml) y del agonista del receptor del GLP-1 lixisenatida, ajustable, administrada una vez al día, para el tratamiento de la diabetes tipo 2 en adultos. El fármaco está autorizado para el tratamiento en adultos para mejorar el control glucémico, cuando este no se ha conseguido con metformina sola o metformina en combinación con otros hipoglucemiantes orales o con insulina basal. Un medicamento, pendiente de comercialización en España, con un mecanismo de acción novedoso que permitirá mejorar el control de la patología y la calidad de vida de muchos pacientes.

Pregunta. ¿Qué ventajas aporta este fármaco sobre otros medicamentos ya comercializados?

Respuesta. Presenta varios puntos de interés. En primer lugar, cabe destacar que se trata de una combinación novedosa, ya que cuenta con dos principios terapéuticos de clase distinta, como son una insulina basal y un agonista del receptor del GLP-1 lixisenatida. Veníamos de las mezclas de insulina rápida o basal, y con este medicamento estamos combinando insulina basal con otra fármaco que no es insulina, y que ofrece muchas ventajas. Por tanto, con una única inyección se está aportando insulina basal, para corregir el déficit en esta insulina que presentan los pacientes, y con el agonista del receptor del GLP-1 lixisenatida se actúa sobre las hiperglucemias postpandriales. Y logra sus resultados con una cierta reducción del peso y sin aumentar el riesgo de hipoglucemias. El fármaco no induce la ganancia ponderal que sí sucedería cuando se administra una insulina rápida.

Además, se trata de un fármaco muy eficaz. Por ejemplo, permite un mejor control de la hemoglobina glicosilada (HbA1c) que con otros fármacos. Este factor lo convierte en una opción muy interesante para los pacientes obesos que no presentan un buen control con metformina, presentan una hiperglucemia marcada y cuentan con una hemoglobina glicosilada por encima del ocho o el nueve por ciento.

P. ¿Por qué es tan importante el control de la glucemia postpandrial?

R. Porque un buen control de esta glucemia también contribuye al buen control de la hemoglobina glicosilada, un factor muy relevante, sobre todo, en pacientes que están cerca del siete por ciento. Además, la hiperglucemia postpandrial está asociada a un mayor riesgo cardiovascular, porque aumenta el estrés oxidativo, la disfunción endotelial, etc. En cambio, pocos profesionales prestan atención a este importante aspecto.

P. En los ensayos clínicos, Suliqua ha demostrado una reducción estadísticamente superior de la HbA1c frente a lixisenatida y a la insulina glargina 100 unidades/ml y frente a la insulina glargina 100 unidades/ml. ¿Qué más puede destacar sobre su eficacia?

R. Destacaría que, en los diferentes ensayos, cuando se han analizado los datos en función de las características de los pacientes, los resultados son muy consistentes con independencia del índice de masa corporal, la duración de la diabetes o la hemoglobina glicosilada. Y es muy importante poner el énfasis en que la eficacia se logra con una cierta reducción del peso y sin aumentar el riesgo de hipoglucemias.

P. El hecho de que se combinen dos fármacos en una inyección, ¿puede aumentar la calidad de vida de los pacientes?

R. Efectivamente, la sencillez que supone contar con una sola inyección de dos medicamentos con acciones complementarias es un factor relevante en el tratamiento de los pacientes. Además, la manera de ajustar la dosis no es diferente para el paciente que ya está habituado al ajuste de la insulina basal, pues también se realiza en ayunas. De este modo, el cambio a este fármaco será sencillo.

P. ¿Este factor también puede facilitar el trabajo de los profesionales sanitarios?

R. Sí, permite un manejo más fácil que si tienes que poner insulina rápida, que presenta un mayor riesgo de hipoglucemia.

P. Entre los efectos secundarios más habituales de los fármacos contra la diabetes, destacan los problemas gastrointestinales. ¿Qué puede aportar Suliqua en este sentido?

R. Sí, es cierto, suele haber problemas como náuseas, vómitos, diarreas, dolor abdominal… Pero, como las dos plumas precargadas ofrecen diferentes opciones de dosificación, estos efectos secundarios están muy mitigados, ya que el ajuste de dosis se realiza de forma progresiva. De este modo, la tolerabilidad es mucho mejor que cuando, por ejemplo, el agonista del receptor del GLP-1 lixisenatida se administra por separado. Este factor también contribuye a pensar que esta fármaco puede tener una gran aceptación.

LAS FRASES

Suliqua no induce la ganancia ponderal que sí se da al administrar insulina rápida”

La sencillez de una sola inyección de dos fármacos con acciones complementarias es un factor relevante”

Con este fármaco, los efectos secundarios como náuseas o vómitos están muy mitigados”