Premios BiC 2020

La contaminación del aire impacta en la economía de los ciudadanos y los costes sanitarios nacionales. Concretamente, la contaminación del aire cuesta a los europeos 1.276 euros anuales. En España, este coste supone para el residente medio de una ciudad casi 1.000 euros anuales (926 euros). Así lo ha revelado un estudio de la Alianza Europea de Salud Pública (EPHA, por sus siglas en inglés).

El documento, denominado ‘Los costes sanitarios de la contaminación atmosférica en las ciudades europeas y la vinculación con el transporte‘, es “la más grande de este tipo”, en relación al número de contaminantes y ciudades estudiadas, según la propia EPHA.

La EPHA ha examinado 432 ciudades en todos los países de la UE, además de Reino Unido, Suiza y Noruega, para cuantificar la magnitud del daño que el aire tóxico está causando en la salud de las personas. Los investigadores tomaron los últimos datos completos de Eurostat y las estaciones de monitoreo oficiales de 2018. Sin embargo, los expertos excluyeron la contaminación del aire en interiores.

A través del estudio, la EPHA ha puesto el foco en intentar mostrar las desigualdades existentes entre los países europeos. Los investigadores han analizado los factores en función de los tres contaminantes del aire que causan la mayoría de las enfermedades y las muertes: partículas en suspensión (PM), ozono (O₃) y dióxido de nitrógeno (NO₂).

La suma de todos los costos de contaminación del aire para residentes de ciudad asciende a 166 millones de euros por año, una media de 385 millones de euros por ciudad.

Contaminación del aire y transporte urbano

A pesar de las repercusiones económicas que supone la contaminación del aire, ya es conocida por ser la causa número uno de muertes prematuras por factores ambientales en Europa, según la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA). Más de 500.000 muertes atribuidas a la contaminación del aire fueron atribuidas a la contaminación del aire en 2018 según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este sentido, el informe que ha presentado la EPHA cuantifica el valor monetario de la muerte prematura, el tratamiento médico, las jornadas laborales pérdidas y otros costes sanitarios.

Según un informe anterior de la EPHA, el transporte es una fuente importante de contaminación del aire urbano, con un coste de 67 a 80 mil millones de euros en la UE.

“La situación puede verse influenciada por las políticas de transporte, las ciudades pueden reducir los costos cambiando a la movilidad urbana de cero emisiones”, ha destacado el secretario general interino de la EPHA, Sascha Marschang.

Coste per cápita según la contaminación de las ciudades europeas. Fuente: EPHA

Ciudades con más costes asociados en España

Si los costes son agrupados por ciudad, las personas que viven en ciudades grandes y caras tienden a enfrentar los costes de contaminación más altos. Dos tercios de las ciudades rompen los estándares de aire limpio establecidos por la OMS. Esto se debe a la densidad de población, los mayores ingresos y gastos de las ciudades.

Dentro de este ranking, Madrid ocupa el noveno lugar con un gasto de costos sociales de 3.383.21 millones de euros. Por otra parte, Barcelona, situada en el puesto decimoséptimo, arrastra un costo de 2.020 millones de euros.

En España, los investigadores han analizado 48 ciudades. Barcelona y Madrid encabezan la lista de ciudades españolas que más gastan en relación a la contaminación del aire. Valencia ocuparía el tercer lugar con un gasto de 670.821.188 millones de euros, seguida de Zaragoza con 522.360.042 millones de euros y Palma de Mallorca con 412.439.883 millones.

A pesar de que las ciudades recientemente nombradas sean las que tienen más gastos sociales vinculados a la contaminación, Barcelona es la ciudad donde la contaminación resulta más cara para los ciudadanos. Un coste de 1.256 euros, veinte euros por debajo de la media europea, es lo que gasta el residente medio de Barcelona. Guadalajara se encuentra en el segundo puesto con 1.183 euros y Madrid en tercer lugar con 1.069 euros.

En este contexto, la ciudad de Santa Cruz de Tenerife se sitúa por debajo de 400 euros per cápita. Con un total de 382 euros por habitante, esta ciudad se consolida como la “ciudad con menor daño en costo per cápita” en 2018, a nivel mundial.

Ciudades con más gastos a nivel mundial

Las cinco ciudades con los costes sociales más elevados en el mundo son Londres, con 11.380 millones de euros, seguida de Bucarest, con 6.350 millones de euros. En tercer lugar se encuentra Berlín con 5,240 millones de euros, Varsovia ocupa el cuarto puesto con 4.220 millones de euros y, finalmente, Roma con 4.110 millones de euros.

Las 24 ciudades principales con los costes totales de daños más altos por contaminación del aire en 2018.

En este sentido, Marschang insta a los gobiernos de la Unión Europea a considerar dichos costos en transporte para “no obstaculizar la recuperación saludable en el contexto de la COVID-19”.

La mortalidad prematura es el componente más importante de los costos sociales. Según el estudio de la EPHA, la contribución promedio de la mortalidad a los costes sociales totales es del 76,1 por ciento en las 432 ciudades investigadas. Por el contrario, la contribución media de la morbilidad es del 23,9 por ciento.

En este contexto, la institución destaca el desarrollo de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), ya que contribuye a los mayores costes relacionados con la morbilidad por la contaminación del aire.

Los investigadores del estudio señalan que los costes calculados “es probable que aumenten si se incluyen los relacionados con COVID-19“. Además, señalan que el análisis llevado a cabo precisa de datos individuales de ciudades. En este sentido, los expertos se basaron en los tiempos de viaje, la propiedad de automóviles y varios indicadores disponibles en cada país.

Reducir la contaminación del aire

Considerando dichos indicadores, el estudio muestra que “incluso pequeños cambios en los hábitos de transporte y las políticas de ciudad pueden marcar una diferencia sustancial”. En este sentido, los investigadores sostienen que un aumento del uno por ciento en el tiempo medio de viaje al trabajo aumenta los costes de las emisiones de PM10 en un 0,29 por ciento y los de NO2 en un 0,54 por ciento.

Asimismo, un aumento del uno por ciento en la cantidad de automóviles de una ciudad se traduce en un incremento del coste general en un 0,5 por ciento, según el estudio.

Por estos motivos, los autores del estudio lanzan una serie de recomendaciones para reducir la contaminación del aire en las ciudades europeas porque “debería ser una de las prioridades máximas para mejorar el bienestar de la población”, indican.

Los autores animan a los gobiernos nacionales a evaluar los costes sociales asociados a la posesión de automóviles, debido a la correlación positiva con niveles altos de contaminación.


También te puede interesar: