El último informe del Ministerio de Salud de China ha comunicado que 425 personas han muerto en el país por el brote del nuevo coronavirus y el número de contagios ha ascendido a 20.438 personas. .

Para poder hacer un seguimiento en tiempo real, el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins ha creado un mapa virtual que agrega información continuamente sobre la situación actual de los países afectados.

Siga el mapa aquí

Aunque China es el epicentro del brote y el país más afectado, el coronavirus se ha extendido a otros países del Sureste Asiático, Europa y América. Actualmente hay 98 casos del nuevo virus en 23 países fuera de China, incluidos los ocho casos de transmisión de persona a persona en cuatro países: Alemania, Japón, Vietnam y Estados Unidos.

Emergencia de Salud Pública Internacional

Ante esta situación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el pasado jueves la Emergencia de Salud Pública Internacional. Así lo anunció el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien ha justificado que la razón principal de esta decisión “no se debe a lo que está sucediendo en China, sino a lo que está sucediendo en otros países”.

Tedros ha felicitado a las administraciones chinas “por el buen trabajo que están realizando”. Sin embargo, la preocupación del organismo es la posibilidad de que el virus se propague a países con sistemas de salud más débiles “y que no están preparados para enfrentarlo”, ha señalado.

ES LA SEXTA VEZ QUE LA OMS ADOPTA ESTE TIPO DE MEDIDAS

Ya lo hizo con la epidemia de gripe porcina (Gripe H1N19) del año 2009, la propagación del poliovirus (polio) que resurgió en Pakistan en 2014 y se extendió a otros países de Oriente Próximo, durante la crisis del ébola de 2014 en la República Democrática del Congo, el virus del Zika en 2016 y durante el nuevo brote de ébola en 2018.

Tedros Adhanom Ghebreyesus/OMS

Para declarar la alerta sanitaria internacional se tienen en cuenta 4 criterios: la repercusión grave en la salud pública; que sea una enfermedad inusitada o imprevista; que exista riesgo de propagación internacional; y que implique el riesgo de imponer restricciones internacionales a los viajes o al comercio.

Durante el brote del SARS los parámetros todavía no estaban definidos y la OMS no adoptó este tipo de medidas. En 2003, más de 600 personas murieron en todo el mundo (349 en China) a causa del síndrome respiratorio agudo, que dejó 5.327 afectados en nueve meses.

España prepara su vacuna

Aunque por el momento todos los casos sospechosos en España han sido descartados, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CNB-CSIC) ya está preparando una vacuna mediante un virus atenuado por ingeniería genética

Sin embargo, los expertos recuerdan que la vacuna es una una medida para cuando el brote tiene ya un recorrido muy largo y solo funcionaría si hemos logrado controlar la epidemia.