Toujeo avanza en el control glucémico de la DM1 mediante un estudio en vida real con MCG

136

La incorporación de las nuevas tecnologías al abordaje de la diabetes ha abierto toda una puerta en el abordaje de esta patología. El uso de las nuevas insulinas supone una ventaja a la hora de mejorar el control glucémico sin aumentar el riesgo de hipoglucemia.

Avanzar en este terreno con datos de vida real es una necesidad, ya que los datos que aportan el uso de estas insulinas con monitorización continua de glucosa (MCG) provienen de ensayos clínicos, realizados en condiciones óptimas o en grupos de pacientes altamente seleccionados.

Ignacio Conget, endocrino del Hospital Clínic de Barcelona, asegura a GM que los estudios en vida real complementan la información que nos proporcionan los ensayos clínicos y la comprueba en la práctica clínica cotidiana.

Es en este sentido en el que avanza el estudio OneCARE, que se presentó hace unos días en el Congreso de la Sociedad Española de Diabetes. Se trata del único estudio nacional realizado en la práctica clínica que evalúa la efectividad y seguridad de la insulina Gla-300 en comparación con IDeg-100 analizando el perfil de glucosa obtenido mediante MCG en pacientes adultos con DM1 inadecuadamente controlados con insulina basal. “El estudio One Care pone de manifiesto, utilizando los datos de MCG que los beneficios que producen las dos insulinas basales de segunda generación, Toujeo® y Tresiba®, sobre el control glucémico de pacientes con diabetes tipo 1, son equiparables”, apunta el endocrino.

Así, destaca en primer lugar que en aquellos pacientes en que los endocrinólogos decidieron utilizar una insulina basal de 2ª generación, estas demostraron efectos beneficiosos. “Estos efectos son equiparables utilizando las dos insulinas disponibles”.

Esta investigación tiene el propósito de describir en vida real la efectividad de Gla-300 en comparación con IDeg-100 definida como el tiempo en rango recomendado de glucosa (TIR 70-180 mg/dl) durante un periodo de 14 días consecutivos en MCG.

Resultados

Los resultados del estudio mostraron que la efectividad de Gla-300 en pacientes con DM1 medida a través del sistema de MCG FreeStyle Libre es comparable a IDeg-100, no observándose diferencias estadísticamente significativas entre los dos grupos. Tampoco se observaron diferencias significativas en los diferentes valores de TIR analizados entre los dos grupos en el periodo de día completo ni el periodo diurno. En el periodo nocturnose observó una diferencia estadísticamente significativa favorable a Gla-300, presentando un porcentaje más elevado de tiempo en el rango recomendado.

Respecto a la seguridad, se observó una disminución de la incidencia de hipoglucemias tras el cambio de insulina basal en ambos grupos. El 12,9 % de los pacientes presentaron hipoglucemia grave en los 12 meses previos al cambio de insulina basal y 3,1% desde el cambio a la visita, no observándose diferencias estadísticamente significativas entre grupos de tratamiento.

Del mismo modo, el grado de satisfacción de los participantes con ambos tratamientos fue elevado, y se evaluó a través del cuestionario Diabetes Treatment Satisfaction Questionnaire (DTSQ).

Con todo, explica Conget que “el uso cada vez más frecuente de la MCG en la Diabetes tipo 1 nos proporciona una manera más robusta y fidedigna de evaluar los efectos de las nuevas insulinas. Los resultados del presente estudio equiparan los efectos sobre el control glucémico de Tresiba® y Toujeo® en la población estudiada”.

Precisamente el estudio además pretende poner en valor las necesidades de los adultos con DM1. Para el endocrino también revela las dificultades cotidianas de los pacientes para conseguir que las cifras de glucosa se mantengan en objetivo la mayor parte del día.