Los avances del cáncer, en los últimos años, han aterrizado gracias al conocimiento, cada vez mejor, de los mecanismos de la enfermedad. Todo ello facilitado por el uso de herramientas moleculares y digitales. Instrumentos que cada vez más van ganando terreno en el mundo de la oncología. “Estamos entrando en una era en la oncología moderna en la que los datos sobre medicamentos deben integrarse con la medicina de precisión, los biomarcadores, las herramientas digitales y la inteligencia artificial, por lo que es realmente importante que nosotros, como oncólogos, tengamos discusiones sobre cómo optimizar la implementación de estos avances”, asegura los responsables del programa científico, Fabrice André (Instituto Gustave-Roussy, Villejeuf, Francia) y Charles Swanton (The Francis Crick Institute, Londres, Reino Unido).

Tras dos años de cónclave en formato virtual, esta nueva edición de ESMO 2022 se ha diseñado con un formato híbrido. Tendrá lugar del en París, Francia, del 9 al 13 de septiembre de 2022.

Una nueva era

Bajo el lema ‘Comprender la enfermedad para brindar una mejor atención a los pacientes con cáncer’, ESMO quiere poner el foco en los nuevos paradigmas de tratamiento e innovaciones, que prometen mejorar la atención del cáncer en un futuro próximo. Un arsenal terapéutico que incluye terapias de desarrollo, herramientas impulsadas por IA, biopsia líquida y terapia de células CAR-T en tumores sólidos. “El Congreso ESMO 2022 será una gran oportunidad para interactuar con líderes de opinión clave y debatir estos temas candentes en oncología”, asegura Swanton.

La sostenibilidad de la oncología también será epicentro de este cónclave, sobre todo, para mostrar el compromiso de la sociedad científica con esta cuestión. EL objetivo es llevar a cabo acciones “para prevenir el agotamiento de los recursos en la atención médica, de modo que permanezcan disponibles a largo plazo y hagan que la atención del cáncer sea accesible para todos los que la necesitan”, asegura la propia sociedad.

“La primera forma importante en que ESMO puede, y contribuye a la sostenibilidad del sistema de salud en general es fomentando el desarrollo profesional de los oncólogos, apoyándolos en su práctica diaria”, asegura la presidenta de ESMO, Solange Peters, destacando algunos recursos desarrollados por la institución, como la Escala de Magnitud de Beneficio Clínico de ESMO (ESMO-MCBS). y la Escala ESMO para la Capacidad de Acción Clínica de Dianas Moleculares (ESCAT). “Sin embargo, las iniciativas para apoyar a los médicos en su trabajo no pueden garantizar por sí solas la sostenibilidad de nuestra profesión, si el número de oncólogos en un sistema de salud determinado no es proporcional a las necesidades de la población de pacientes a la que atienden. Es por eso que ESMO ahora está actuando para minimizar el impacto general del cáncer en los recursos de atención médica al hacer cumplir un compromiso tangible con la prevención y la detección del cáncer y cuidar el entorno en el que opera cada oncólogo”.

Alianza con la OMS

En esta dirección, la sociedad ha sido durante varios años el principal socio estratégico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el desarrollo y prueba piloto de la Herramienta Nacional de Establecimiento de Prioridades y Costes de Control del Cáncer OMS-IARC que se lanzará en 2023. La herramienta ayudará a los gobiernos a ampliar sus planes nacionales de control del cáncer formando la columna vertebral de los servicios de cáncer que se han visto afectados por la pandemia de COVID-19 a nivel mundial. Sobre los desafíos y las lecciones aprendidas de la era de la pandemia, el lunes 12 de septiembre se llevará a cabo una sesión educativa en colaboración con la OMS.