Premios Fundamed

Esta enfermedad es la cuarta causa de mortalidad a nivel mundial y se puede convertir en la tercera causa en 2030

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se confirma como una de las enfermedades crónicas más prevalentes en adultos en España. Supone la cuarta causa de mortalidad a nivel mundial, y con toda previsión se puede convertir en la tercera causa de muerte en 2030. Así lo remarcan los datos del EPISCAN II, que destacan que la EPOC afecta a más del 10 por ciento de la población y el infradiagnóstico se sitúa cerca del 80 por ciento.

El tratamiento frente a esta enfermedad está orientado al control y disminución de la sintomatología y a la disminución del riesgo de recaídas futuras, reduciendo la gravedad de las agudizaciones. Sin embargo, desde hace tiempo, no todos los pacientes tienen un acceso fácil a estas terapias. El motivo: el visado.

José Luis López-Campos, neumólogo y coordinador del área de EPOC de la Sociedad Española de neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), explica que la limitación “está dificultando la prescripción de la triple terapia en un solo dispositivo de inhalación”. Los ensayos clínicos que se han puesto en marcha para la aprobación, señala, son los mismos en toda Europa. “Esto genera bastante confusión en la comunidad médica“. El experto explica que la indicación en ficha técnica de esta triple terapia es “completamente distinta y opuesta al visado”. Como apunta el neumólogo, “los médicos prescribimos los fármacos según indicación de ficha técnica”, sin embargo, el visado del ministerio lo contradice.

“Los médicos prescribimos los fármacos según indicación de ficha técnica”

Consecuencias…

Como consecuencia de estos problemas, la inequidad se va agravando. El acceso a estas innovaciones está, como señala López-Campos, en entredicho. “Hay una variabilidad enorme entre comunidades autónomas, tanto por la misma interpretación del visado, como por las peculiaridades de cada comunidad”.

“Hay una variabilidad enorme entre comunidades autónomas”

Las ventajas de darlo: adherencia, manejo del inhalador, y el precio. Con respecto a esta última cuestión, López-Campos asegura que la mayoría de terapias separadas son más caras. “Ni siquiera por el aspecto del coste lo entendemos”, lamenta.

Estas inquietudes, como apunta el neumólogo no son nuevas para el Ministerio de Sanidad. Cuando hace unos meses las trasladaron, “el Ministerio tomó nota de las propuestas y nos avanzó que lo llevaría al Consejo Interterritorial, pero no hemos recibido más notificaciones de ello. El visado sigue igual con sus problemas de redacción.”

Agenda 2030

Para la sociedad científica, la situación que se está generando en los pacientes más graves con EPOC es una preocupación importante. Esta patología, recuerdan los expertos, es la cuarta causa de muerte y por la que fallecen 29.000 pacientes todos los años. Una situación que no ayuda en el cumplimiento de la meta 3.4 de la Agenda 2030 del Gobierno, donde se pretende “reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante su prevención y tratamiento”. Entre los indicadores de estos objetivos, se encuentran las enfermedades respiratorias crónicas.

En este contexto, lo que más preocupa a SEPAR es la situación en la que se quedan los pacientes graves, “que están más relacionados con la morbimortalidad y años de vida perdidos en buena calidad de vida”.

En estos pacientes con EPOC grave, que además tienen edad avanzada y tienen asociadas otras enfermedades son enfermos que necesitan tener el mejor tratamiento posible, “sobre todo en pacientes polimedicados y que necesitan reducir el número de fármacos”, añade. Aquí, asegura el neumólogo, la terapia unificada es una ayuda añadida, aparte de la eficacia que tienen.

Una redacción “defectuosa”

El coordinador del área de EPOC de Separ apunta a que a todos estos problemas se suma que la redacción del visado “es bastante defectuosa y genera más confusión que ayuda”. Un asunto que han trasladado en una editorial publicada en la revista ‘Archivos de Bronconeumología’.

En primer lugar y como López-Campos explica, el texto del visado no hace referencia expresa a la EPOC. Por tanto, un paciente con otra broncopatía crónica como el asma podría potencialmente cumplir con los criterios del visado. De ser así, se está probando una financiación para una indicación sobre la que no existen ensayos clínicos.

En segundo lugar, el texto habla de un tratamiento estabilizadado. “No sabemos a qué se refiere”. Ni desde el punto de vista clínico, ni desde el investigador saben qué es un tratamiento estabilizado. “Sabemos lo que es un paciente estabilizado”, matiza López-Campos.

En tercer lugar, dice el visado que se tiene que haber comprobado que responden adecuadamente a los componentes por separado, “pero no dice que estos componentes por separado tengan que estar dados a la misma vez”.

Pacientes bien controlados

En esta línea, los requisitos de indicación y financiación dibujan perfiles de pacientes distintos. El desarrollo de la triple terapia se realizó para pacientes que no estaban controlados con una terapia doble o simple y que precisaban un escalado de tratamiento. Sin embargo, el visado establece esta triple terapia cuando el paciente ya está bien controlado con una triple terapia en dispositivos por separado. “No tenemos trabajos que nos indiquen qué podemos esperar con el cambio”, indican los expertos en el editorial.

Además, el texto del visado indica que el tratamiento tiene que ser efectivo, pero no define lo que es un tratamiento inhalado efectivo en un paciente con EPOC grave. “La efectividad de un tratamiento puede evaluarse en diversos resultados clínicos y a partir de distintos puntos de corte de mejoría”.

Todo esto, apuntan los expertos en el editorial, está originando “una situación de desigualdad en el modo que cada comunidad autónoma las ha adoptado para autorizar la prescripción, produciéndose una situación de inequidad en el acceso del paciente a la misma”.

¿Soluciones?

A juicio de López-Campos una nueva redacción del visado se podría aprovechar para tratar de mejorar otros aspectos en el abordaje de la EPOC. Como por ejemplo el diagnóstico de la enfermedad, con espirometría desde atención primaria. El neumólogo es claro: “una herramienta bien utilizada mejoraría la calidad de la atención que se presta”.