Premios BiC

El mapa mundial de casos de coronavirus cuenta con más de 16,6 millones de personas infectadas y más de 659.000 fallecidos en todo el mundo. En mitad de este contexto, Rusia “tiene la intención de ser el primer país en aprobar una vacuna contra el coronavirus“, según ha informado CNN este martes.

El 10 de agosto es la fecha que las autoridades rusas barajan, o incluso antes. La vacuna está siendo desarrollada por el Instituto Gamaleya con sede en Moscú.

Además de ser una noticia esperanzadora en mitad del contexto mundial, la vacuna se aprobará para uso público. Asimismo, los profesionales de atención médica que se encuentran en la primera línea serán los primeros en recibirla, según informaron al medio estadounidense.

Esta situación se vive en un contexto decisivo para Rusia: “Es un momento como del Sputnik”, señaló el director del fondo de riqueza soberana de Rusia, Kirill Dmitriev, organismo que financia la investigación de vacunas rusas, refiriéndose al exitoso lanzamiento en 1957 del primer satélite del mundo por la Unión Soviética.

La carrera por ver quién llega primero se consolida frente a Estados Unidos. Cabe destacar la vacuna de la farmacéutica Moderna, que comenzó las pruebas de la fase 3 el lunes 27 de julio.

“Los estadounidenses se sorprendieron cuando escucharon los pitidos del Sputnik. Es lo mismo con esta vacuna. Rusia habrá llegado primero”

Director del fondo de riqueza soberana de Rusia, Kirill Dmitriev

Unos datos por confirmar

A pesar de que la información ha sido publicada por CNN, Rusia aún no ha anunciado datos científicos sobre la realización de las pruebas de la vacuna. Por este motivo, la veracidad de la información ofrecida por CNN está en el aire.

“La CNN no puede verificar su afirmada seguridad o efectividad”, señalan desde el medio estadounidense. Asimismo destacan que los críticos rusos hacen alusión a la presión ejercida en la carrera de elaborar una vacuna en mitad de la presión política del Kremlin, que “desea retratar a Rusia como una fuerza global”.

Por otra parte, existen dudas en relación a las pruebas de la vacuna en humanos, ya que podrían estar incompletas. En todo el mundo se están realizando docenas de ensayos. Un pequeño número se encuentra en ensayos de eficacia a gran escala, pero la mayoría de los desarrolladores han advertido que “queda mucho trabajo”.

La vacuna rusa aún no ha completado su segunda fase, pero los desarrolladores plantean completarla “antes del 3 de agosto”, señalan. Después de ello, comenzarían la tercera fase de pruebas con la vacunación de trabajadores médicos.

Esta vacuna se ha desarrollado rapidamente debido a que se trata de una “versión modificada de una ya creada para luchar contra otras enfermedades”, señalaban los científicos a la CNN.


También te puede interesar…