Premios BiC
GM Barcelona | lunes, 10 de octubre de 2016 h |

Una proteína que se encuentra en la mitocondria podría ser clave para detener la marcha del tiempo, según concluye una investigación realizada por científicos de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido. El trabajo se ha centrado en una familia de proteínas llamadas anhidrasa carbónica, que se encuentra dentro de las mitocondrias, que convierten el oxígeno que respiramos en la energía (ATP) necesaria para alimentar nuestro cuerpo.

Los expertos separaron todas las proteínas que se encuentran dentro de las mitocondrias de las células del cerebro y las células musculares de personas jóvenes y de mediana edad. Y vieron que la anhidrasa carbónica estaba en mayor cantidad y era más activa en las muestras de cerebro de mediana edad.

Por otro lado, los científicos estudiaron el efecto de la anhidrasa carbónica en los gusanos nematodos. De esta forma, vieron que al alimentar con anhidrasa carbónica a los pequeños gusanos C. Elegans se redujo su tiempo de vida.