La importancia de la colaboración público-privada en materia de investigación es crucial para el avance de la medicina. Durante el encuentro virtual ‘La colaboración público-privada en investigación en salud. Las Unidades Mixtas como modelo de éxito’, organizado por GM con el apoyo de Oncomet, Roche, la Agencia Gallega de Innovación (GAIN), y la Xunta de Galicia, Francisco Conde López, vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación; Patricia Argerey, directora de GAIN; Antonio Fernández Campa, director de la Agencia de Conocimiento en Salud; Gemma Palacios, Medical Collaboration & Operations Expert y responsable en Roche de la Unidad Mixta Roche-CHUS; Rafael López López, director de la Unidad Mixta Roche-Chus; Eloina Núñez Masid, gerente del Área Sanitaria de Santiago de Compostela y Barbanza, pusieron sobre la mesa las virtudes de este modelo.

Para Francisco López lo más importante es el formato de colaboración público-privada. “El punto de unión es el talento y el conocimiento”, avanza. A su juicio, el hecho de que haya una empresa como Roche marca una serie objetivos desde el punto de vista de las investigaciones a impulsar. Además, hay como contraparte desde el ámbito público todo un equipo de investigación a través de Oncomet que tiene el conocimiento y experiencia.

“De alguna manera en esa colaboración se desarrolla un proyecto de tanto alcance como el de Unidad Mixta”

Francisco Conde López, vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación de la Xunta de Galicia

Compartir riesgos y beneficios

La vocación investigadora y desde la I+D que ha demostrado esta unidad ha sido clave, en opinión de Conde, para resolver los retos que al final tienen un impacto directo sobre la salud de las personas. “Estamos ante un proyecto apasionante”, reconoce el vicepresidente segundo de la Xunta.

Atender estos desafíos con mayor rapidez e intensidad “son dos vectores determinantes”, explica. A su vez, la transferencia, es decir, como llevar esas soluciones de forma rápida al mercado. Una labor que desempeña la compañía, en este caso Roche. Para el conselleiro de Economía, “eso solo puede tener lugar cuando hay una forma de trabajar cuando coinciden los planteamientos”.

Desde la perspectiva público-privada se comparte también la cultura de compartir riesgos y beneficios. Algo que, como recuerda Conde, seguramente el sector privado está acostumbrado, pero en el ámbito público no es tan habitual. Y ahí, “es donde está el éxito de la Unidad Mixta”. A su juicio, esto solo puede tener lugar si hay un ecosistema que lo permite.

“Tiene que haber conocimiento y una administración que tenga esa vocación y la participación del sector privado que es clave”

Francisco Conde López, vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación de la Xunta de Galicia

En esta línea, Antonio Fernández-Campa recuerda como la AIRef ya alertó de la necesidad de establecer modelos de colaboración público-privada en materia de investigación. “Este es un excelente modelo y tenemos que estar muy agradecidos a la consellería de Economía de que se haya extendido este modelo a Sanidad”. En su opinión, si no existe una colaboración estrecha se limitará el desarrollo del investigador. “Y esta herramienta nos acerca de forma clara a ese objetivo de colaborar”.

Un paso “gigante”

Rafael López tiene claro que para progresar es necesario tener talento, conocimiento y medios. “Las unidades son un buen modelo a seguir, que permiten avanzar a una parte y a otra o a todos en conjunto, que es de lo que se trata”.

Para Roche, “la única forma de avanzar en investigación biomédica es apostar por estos modelos”, explica Gemma Palacios. Algo que pone de manifiesto lo que como compañía quieren ser: “Un aliado en formación continuada, investigación, acceso a la innovación y en el desarrollo de talento”. De este modo, esta unidad representa la vocación de colaboración de la compañía con los sistemas de salud “para conseguir que la innovación sea sostenible y se traduzca en un beneficio”.

Lo que está claro es que para Galicia “supuso un paso de gigante”, como recuerda Rafael López. Una muestra de que la salud es un sector estratégico para la comunidad autónoma. Francisco Conde alude a la retención de talento que ha permitido esta unidad, con la contratación de 21 personas. Sin olvidar, de este modo, “la atracción de talento” que ha supuesto.

Para la compañía es un referente y un modelo de trabajo. “Hemos hecho de la transformación de la ciencia nuestro modelo operativo, para así poder ofrecer soluciones integradas a nuestros sistemas de salud”. Gemma Palacios explica que el objetivo es contribuir a la generación de un entorno que impulsa la investigación e innovación en beneficio de los pacientes.

Requisitos

Antonio Fernández-Campa resalta que el principal requisito para impulsar una unidad de esta índole es el entendimiento mutuo y la voluntad.

“Esta unidad atrae otras líneas de investigación”

Antonio Fernández Campa, director de la Agencia de Conocimiento en Salud

Además, pone en primera línea los resultados en salud. “Algo fundamental en investigación”. En esta línea, Patricia Argerey, considera fundamental la voluntad y el compromiso entre empresa e institución. Un compromiso que pueda extenderse en el tiempo, “porque también es sinónimo de estabilidad”. Para ella, que haya excelencia científica y que el proyecto tenga esa vocación de generar impacto en las personas y en el propio mercado, es fundamental.

Para Eloina Núñez este modelo de trabajo es un buen ejemplo de cómo el sistema público puede obtener resultados que por sí solo no podría. “Todo este sistema de colaboración nos permite investigar, innovar y hacerlo con el foco puesto en los pacientes. Nos debemos a ellos, trabajar para que tengan el mayor beneficio”. Todo esto, dice, ha permitido hacer esa transformación de la ciencia y de soluciones integradoras en beneficio para los pacientes.

Gemma Palacios recuerda que el recorrido de esta unidad ha sido amplio. “Hemos estado involucrados desde el minuto 1”. Para Roche, esta unidad y la apuesta por una innovación sostenible ha dado un paso en RSC. “Hemos contribuido a la generación de empleo, y en apoyar al tejido investigador español”.

En definitiva, como explica Francisco Conde, el modelo en Galicia surgió de otros ámbitos. “Vimos que era escalable”. Actualmente, se están desarrollando 46 unidades mixtas. “Se ha demostrado este éxito como vehículo para dar soluciones innovadoras”. Para el vicepresidente segundo de la Xunta, la clave es identificar retos y soluciones. “Aquí el sector privado, y Roche es vital”.

Con seis años de experiencia, lo que está claro es que la estabilidad de los equipos es lo que está generando valor. “Roche y la Fundación tienen el orgullo de haber sido la primera en España y han demostrado que en el sector sanitario era un modelo posible”, acota Francisco Conde.

Puedes volver a disfrutar del encuentro:


También te puede interesar: