Premios BiC

Para algunos virus, la primera infección puede proporcionar inmunidad de por vida; para los coronavirus estacionales, la inmunidad protectora es de corta duración. Cada vez son más los casos de reinfección por COVID-19 que salen a la luz. Por ello, The Lancet ha publicado un artículo recopilando toda la información que se ha recabado hasta ahora.

En The Lancet Infectious Diseases , el investigador Richard L. Tillett y sus colaboradores describieron el primer caso confirmado de reinfección por SARS-CoV-2 en los EE. UU. Un hombre de 25 años del estado estadounidense de Nevada, que no tenía trastornos inmunitarios conocidos, tuvo una infección por SARS-CoV-2 confirmada por PCR en abril de 2020.  

Tras recuperarse y dar negativo por PCR, el paciente volvió a dar positivo 48 días después de la prueba inicial. La secuenciación del genoma viral mostró que los especímenes A y B pertenecían al clado 20C, un clado predominante visto en el norte de Nevada. Sin embargo, las secuencias del genoma de los aislados de la primera infección (muestra A) y la reinfección (muestra B) diferían significativamente, lo que reducía la posibilidad de que el virus fuera de la misma infección. Lo preocupante es que la reinfección por SARS-CoV-2 resultó peor que la primera infección, requiriendo soporte de oxígeno y hospitalización. El paciente tenía anticuerpos positivos después de la reinfección, pero se desconoce si tenía anticuerpos preexistentes después de la primera infección.

¿Ocurren reinfecciones debido a una escasa respuesta de anticuerpos después de la primera infección? 

De los cuatro casos de reinfección notificados hasta la fecha, ninguno de los individuos tenía deficiencias inmunológicas conocidas. Actualmente, según continúa la publicación, solo dos individuos tenían datos serológicos de la primera infección y uno tenía anticuerpos preexistentes (IgM) contra el SARS-CoV-2. Debido a la amplia gama de plataformas de pruebas serológicas que se utilizan en todo el mundo, es imposible comparar los resultados de un ensayo con otro

El objetivo clave para el futuro es determinar el nivel y la especificidad del anticuerpo contra la proteína de pico en el momento de la reinfección

Por ejemplo, la reactividad del anticuerpo a la proteína de la nucleocápside indica una exposición previa al SARS-CoV-2, pero no si están presentes anticuerpos que pueden bloquear la infección (anti-pico). Además, los niveles de anticuerpos dependen en gran medida del tiempo después de la exposición. El objetivo clave para el futuro es determinar el nivel y la especificidad del anticuerpo contra la proteína de pico en el momento de la reinfección.

¿La inmunidad protege a un individuo de la enfermedad durante la reinfección? 

Los investigadores apuntan a que “no necesariamente” porque los pacientes de Nevada y Ecuador tuvieron peores resultados de la enfermedad en la reinfección que en la primera infección. 

¿Por qué algunas reinfecciones provocan una enfermedad más leve mientras que otros son más graves? Se necesita más investigación de las respuestas inmunes preexistentes antes de la segunda exposición y la carga de inóculo viral.

¿La infección por diferentes aislamientos virales significa que necesitamos una vacuna para cada tipo?

Las diferencias en la secuencia del genoma viral de los diversos aislamientos son una manera de saber si un individuo está reinfectado (descartando la reactivación de la infección persistente del virus).

Actualmente no hay evidencia de que haya surgido una variante del SARS-CoV-2 como resultado de la evasión inmune. El artículo defiende que una vacuna será suficiente para conferir protección contra todas las variantes circulantes. Además, la reinfección por una variante viral distinta del virus original no implica un escape inmune.

¿La inmunidad previene la transmisión de aquellos que se reinfectan? 

Los casos de reinfección nos dicen que “no podemos confiar en la inmunidad adquirida por una infección natural para conferir inmunidad colectiva; esta estrategia no solo es letal para muchos, sino que tampoco es eficaz.”, exponen. La inmunidad colectiva requiere vacunas seguras y eficaces y una implementación sólida de la vacunación.

Los expertos concluyen que a medida que surjan más casos de reinfección, la comunidad científica tendrá la oportunidad de comprender mejor los correlatos de la protección y la frecuencia con la que las infecciones naturales con SARS-CoV-2 inducen ese nivel de inmunidad. Esta información es clave para comprender qué vacunas son capaces de cruzar ese umbral para conferir inmunidad individual y colectiva.