La patronal de genéricos Medicines for Europe asegura que actualmente la crisis del coronavirus no afecta a los suministros de medicamentos. Pero si la situación empeora la patronal europea no descarta “un importante impacto en los suministros”. Así lo asegura la patronal en respuesta a una consulta emitida por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), donde la entidad regulatoria consulta los posibles problemas para las compañías derivados del parón en la producción en las fábricas del gigante asiático por la crisis del Covid-19

“Existe un riesgo inmediato limitado para la producción o los suministros en Europa como resultado de esta situación”, argumenta la patronal del genérico europea. Esto se debe, explican, a que las compañías trabajan con margen en términos de existencias y, además, algunas han realizado almacenamiento extra por la celebración del Año Nuevo en China.

La incertidumbre, explican, “afectará naturalmente los envíos futuros y aumentará el coste de las existencias disponibles con los comerciantes”. Por ello, si la situación continúa o se agrava, “no podemos descartar un importante impacto en los suministros debido a posibles efectos de la crisis en el mercado”. La escasez generada por la interrupción de la producción y las exportaciones de principios activos, dice Medicines for Europe, “podría afectar hipotéticamente al precio de estos ingredientes con un efecto colateral en el coste de los bienes de producción farmacéutica a nivel mundial”.

Situación de mercado insostenible

En este sentido, continúa la patronal, “como la mayoría de los países europeos aplican alguna regulación sobre los precios (precios máximos, licitaciones, etc) podría haber una situación de mercado insostenible en los próximos meses“. Esto afectaría, señalan, “no solo a los fabricantes sino también a la cadena de distribución de medicamentos”.

Por ello, desde la patronal consideran importante abordar los posibles problemas de mercado que puedan surgir:

  • Los fabricantes podrían experimentar dificultades para cumplir con los plazos de entrega en los contratos de adquisición.
  • En determinadas circunstancias, los fabricantes no pueden vender legalmente productos por debajo del precio de producción.
  • Los distribuidores podrían acumular suministros para cumplir con las obligaciones de servicio público o debido a diferentes incentivos en el mercado que conducen a una distribución subóptima a los pacientes.
  • Los hospitales y farmacias obtienen reembolso de acuerdo con un precio de referencia. Podrían tener dificultades para suministrar a los pacientes si el precio de referencia se vuelve negativo, por debajo de sus costes o sustancialmente más bajo que sus retornos anteriores.