Premios BiC
S.PULIDO Madrid | viernes, 18 de mayo de 2018 h |

La infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IRAS) afectan en Europa a entre el cinco y el 10 por ciento de los pacientes hospitalizados, según el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y a un 8,74 por ciento en España, según el estudio Epine.

Estas cifran provocan en el continente europeo 16 millones de días extras de estancia hospitalaria, lo que al final se traduce en un impacto económico estimado en 7.000 millones de euros anuales.

Por tanto, la prevención de estas infecciones hospitalarias es una pieza clave para asegurar la sostenibilidad del sistema sanitario.

Una buena adherencia en higiene de manos por parte de los profesionales sanitarios, los pacientes y sus familiares, así como la desinfección de todas las superficies en el entorno hospitalario, es vital para evitar IRAS que pueden llegar incluso a provocar el fallecimiento de los pacientes.

Programas de prevención

Siguiendo esta línea, actualmente la compañía Hartmann ha presentado el plan Plan PrevenIRAS, “un programa basado en la estandarización de los procesos asistenciales, incluyendo la realización de higiene de manos en los cinco momentos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, explica a GM Sergi Rabaza, director Área Out Patient de Hartmann

De hecho, la higiene de manos es uno de los factores fundamentales en la prevención de infecciones, ya que ayudan a evitar hasta un 40 por ciento de contagios en el entorno sociosanitario.

Según distintos estudios científicos, las soluciones hidraoalcohólicas son la medida más eficaz para reforzar la seguridad del paciente y de los trabajadores que estén el quirófano.

Otra punto importante para el control de las IRAS es “la involucración de los profesionales, pero también de los pacientes y sus familiares”, puntualiza Rabaza.

La concienciación del paciente y sus familiares a través de una labor de comunicación refuerza el mensaje de realizar una higiene de manos adecuada.

El Plan PrevenIRAS trabaja siguiendo un plan de acción basado en cuatro fases: “la primera consiste en conocer los planes de formación del hospital y la realidad de los procedimientos. En la segunda, conjuntamente con los profesionales sanitarios, se realiza una revisión del protocolo para definir el procedimiento y los materiales a utilizar”, continúa Rabaza. “En la tercera fase se planifica la formación continuada del personal sanitario en el proceso asistencial y en la monitorización de éste mediante observación directa; y, por último, se realiza un seguimiento, que tiene por objetivo la mejora continua”, concluye el experto.