Janssen ha presentado nuevos avances para el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) durante la reunión anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO). En concreto, ha dado a conocer los resultados del estudio CHRYSALIS y CHRYSALIS 2 en relación al tratamiento con amivantamab en combinación con lazertinib en los pacientes con CPNM.

El estudio CHRYSALIS mostró mayor actividad y duración de la respuesta frente a CPNM avanzado con mutación del receceptor del factor de crecimiento (EGFR) tras fracaso con osimertinib en los pacientes tratados con la terapia amivantamab en combinación con lazertinib. Estos resultados demuestran el posible beneficio de actuar sobre los dominios extracelular y catalítico del EGFR, incluso en pacientes con resistencia documentada a los inhibidores de la tirosina quinasa (TKI) del EGFR de tercera generación.

“A pesar de los avances en los tratamientos dirigidos, el cáncer de pulmón no microcítico con mutaciones en EGFR sigue siendo una enfermedad con considerables necesidades no cubiertas, especialmente cuando los tratamientos de referencia previos han fracasado”, ha declarado Natasha B. Leighl, M.D., MMSc, FRCPC, FASCO, responsable de Oncología Médica Pulmonar en el Centro Oncológico Princesa Margarita de Toronto (Canadá), e investigadora presentadora del estudio.

“Este análisis muestra que la actuación sobre dos dominios del EGFR mediante el tratamiento combinado de amivantamab y lazertinib mostró una respuesta mayor y más duradera que actuar sobre un solo dominio. Estos resultados proporcionan información sobre una posible nueva estrategia de tratamiento para los pacientes con cáncer de pulmón que han progresado al tratamiento de referencia previo”.

En este análisis descriptivo de cohortes cruzadas, los pacientes que habían progresado a osimertinib recibieron amivantamab en monoterapia,la mayoría de los pacientes (85%) presentaban la mutación C797S u otras mutaciones de resistencia del EGFR o amplificaciones de MET. El grupo de combinación de amivantamab y lazertinib incluyó a pacientes que habían progresado a osimertinib, pero que principalmente no habían recibido quimioterapia (84%). El criterio de valoración primario fue medir la tasa de respuesta global (TRG), según los Criterios de Evaluación de la Respuesta en Tumores Sólidos.

Por otra parte, los resultados del estudio CHRYSALIS 2, realizado en pacientes con CPNM con mutaciones en el EGFR, han mostrado respuestas duraderas con amivantamab en combinación con lazertinib en personas tratados con osimertinib que no han recibido previamente quimioterapia. Estos nuevos datos sugieren que esta opción terapéutica tiene una actividad antitumoral prometedora en una población que ha agotado los tratamientos de referencia.

Los pacientes con cáncer de pulmón no microcítico cuya enfermedad ha progresado a los tratamientos de referencia tienen una tremenda necesidad de nuevas opciones de tratamiento”, ha señalado Catherine A. Shu, directora clínica del Servicio de oncología médica torácica del Herbert Irving Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Columbia e investigadora que presenta el estudio. “Nos sentimos alentados por estos datos que muestran que la combinación de amivantamab y lazertinib ha presentado actividad antitumoral, incluso en una población de pacientes intensamente tratada”.


También te puede interesar…