Monitorización remota

El pasado 19 de septiembre en el Simposio Presidencial en el Congreso Virtual 2020 de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, por sus siglas en inglés), se mostraron los resultados de un análisis exploratorio preespecificado del ensayo positivo Fase III ADAURA. Osimertinib, desarrollado por AstraZeneca, demostró una mejora clínicamente significativa en la supervivencia libre de enfermedad (SLE) en el sistema nervioso central (SNC) en el tratamiento adyuvante de pacientes con cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) con mutación del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR, por sus siglas en inglés) en estadios tempranos (IB, II y IIIA) después de la resección completa del tumor.

Aunque hasta el 30 por ciento de todos los pacientes con CPNM pueden ser diagnosticados a tiempo para recibir cirugía potencialmente curativa, la recaída de la enfermedad aún es común en estadio temprano. La recaída en el SNC, cuando el cáncer se extiende al cerebro, es un evento frecuente del CPNM con mutación del EGFR y esto condiciona un peor pronóstico

Tasas bajas de recaída

Este análisis mostró que menos pacientes tratados con osimertinib en el entorno adyuvante tuvieron recaída de eventos o muertes en comparación con placebo (11 por ciento frente al 46 por ciento). Entre los pacientes cuyo cáncer progresó, el 38 por ciento de aquellos tratados con osimertinib sufrieron una recaída metastásica comparado con el 61 por ciento de los pacientes con placebo. Además, osimertinib mostró una reducción del 82 por ciento en el riesgo de recaída en el SNC o muerte (basada en un hazard ratio [HR] de 0,18; 95 por ciento de intervalo de confianza [IC] 0,10-0,33; p<0,0001). La media de SLE en el SNC aún no se ha alcanzado en ningún brazo del estudio.

En un análisis post-hoc, la probabilidad estimada de observar recaída de la enfermedad en el cerebro a los 18 meses para los pacientes tratados con osimertinib fue menor del 1 por ciento frente al 9 por ciento para placebo entre los pacientes que no habían presentado ningún otro tipo de recaída. En el criterio de valoración principal de SLE en pacientes con enfermedad en estadio II y IIIA. Osimertinib en el entorno adyuvante redujo el riesgo de recaída de la enfermedad o muerte fue del 83 por ciento (HR 0.17; 95% IC 0,12-0,23; p<0,0001).

“Más tiempo de vida sin cáncer”

Según el doctor Masahiro Tsuboi, director del Departamento de Cirugía Torácica y Oncología del Centro Nacional del Cáncer Hospital Este de Japón y uno de los investigadores principales de este ensayo, “es hora de cambiar la noción de que el tratamiento para el cáncer de pulmón en estadio temprano con mutación del EGFR termina después de la cirugía”. Según afirmó, “las tasas de recaída todavía son muy altas incluso después de quimioterapia adyuvante”. Añadió que “estos nuevos datos que muestran tasas bajas de recaída, particularmente en el cerebro, combinado con el notable beneficio de supervivencia libre de enfermedad, demuestran que osimertinib proporciona a los pacientes más tiempo de vida sin cáncer“.  

Por su parte, José Baselga, Vicepresidente Ejecutivo, I+D Oncología, indicó que “una vez que el cáncer de pulmón se ha extendido al cerebro, los resultados suelen ser devastadores para los pacientes”. “Ahora estamos viendo cómo osimertinib amplía su eficacia probada en el tratamiento de la progresión en el cerebro en el estadio metastásico como resultado de su capacidad de atravesar la barrera hematoencefálica. Los importantes nuevos datos muestran que osimertinib previene el desarrollo de metástasis cerebrales en pacientes con enfermedad temprana y refuerzan que este medicamento es verdaderamente transformador para los pacientes con cáncer de pulmón con mutación del EGFR. Osimertinib debería convertirse en el estándar de tratamiento en el entorno adyuvante, tal como es para los pacientes con enfermedad metastásica en todo el mundo”, concluyó.

Resultados

Datos del ensayo Fase III ADAURA. AstraZeneca.

También te puede interesar…