Premios BiC 2020

Por B.D.

TUMORES GENITOURINARIOS

En la última jornada de este encuentro científico, Enrique González-Billalabeitia, del Hospital General Universitario Morales Meseguer (Murcia) ha ofrecido sus reflexiones sobre las implicaciones pronósticas de la biopsia líquida en el contexto del cáncer de próstata avanzado. Urbano Anido, del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, ha hecho lo propio con los avances en la aplicación de la biopsia líquida en cáncer de vejiga. Sergio Vázquez, del Hospital Universitario Lucus Agusti de Lugo, ha ejercido de moderador en la sesión.

González-Billalabeitia ha hecho hincapié en la necesidad de identificar biomarcadores pronósticos y predictivos en cáncer de próstata avanzado, con la consideración de que la biopsia líquida puede contribuir a la identificación de factores pronósticos fiables. A esta noción, ha añadido que los biomarcadores moleculares pueden integrarse con los factores clínicos que ya se conocen. Esa combinación formaría parte de una evaluación dinámica que ayude a comprender los mecanismos de resistencia del tumor y a adoptar decisiones terapéuticas acordes con esos conocimientos.

No obstante, ha apuntado que será necesario el diseño de un plan exhaustivo de validación de biomarcadores antes de que puedan usarse en la práctica clínica.

Anido, por su parte, considera que la biopsia líquida tiene potencial como herramienta para la optimización del manejo del cáncer de vejiga, además de contribuir al diagnóstico precoz y la mejora de la supervivencia. La elevada tasa de mutación en cáncer de vejiga sugiere que estamos ante un escenario clínico adecuado para el análisis de ADN tumoral circulante, tanto a partir de muestras de sangre como de orina.

A su entender, el incremento de aprobaciones de terapias dirigidas basadas en biomarcadores genómicos también es una circunstancia que puede facilitar el tránsito de la biopsia líquida de la investigación a la práctica clínica en el contexto del cáncer de vejiga.

Para el moderador de esta sesión, no cabe duda de que la biopsia líquida va a ser uno de los pilares que sustenten la medicina personalizada, a pesar del intenso trabajo que queda por hacer. De hecho, ha coincidido en su valoración final con las conclusiones de Anido al decir que “se requieren estudios de mayor alcance, estandarizados, mejores métodos de aislamiento y conocimiento de la biología del cáncer”.