Innovación y sostenibilidad: las claves para no perder el equilibrio

163

¿Depende la sostenibilidad exclusivamente de la industria farmacéutica? Esta fue la cuestión que centró el debate de la última mesa del Foro ECO 2021: ‘Factores determinantes de la sostenibilidad’.

Como explicó Carlos Camps, director de Programas Científicos de la Fundación ECO, “la COVID-19 nos ha ofertado la posibilidad de repensar el modelo”. Una oportunidad, en su opinión, para analizar si el coste de la innovación pone en duda la sostenibilidad.

Luis Díaz-Rubio, director general de Janssen, tiene claro que “la Sanidad es un sector estratégico de la economía”. Ahora, dijo, se abren nuevas perspectivas donde hay más conciencia de invertir en salud.

En este sentido, Olga Fidalgo, socia responsable de Life Sciences KPMG España, recordó que no hay que perder de vista que “España es uno de los países donde más investigacion en oncología se lleva a cabo”. En su opinión, teniendo en cuenta que esta actividad investigadora ha estado centralizada en centros de referencia, “probablemente el reto  ahora es analizar cómo podemos ampliar esa red y que esa investigación llegue a otros centros”.

Para Gerardo Cajaraville, del Hospital Fundación Onkologikoa, los factores que condicionan la sostenibilidad son numerosos. El problema, destacó, es que no somos capaces de medir con exactitud los resultados que tenemos. “El objetivo es mejorar esos resultados en salud”.

Juan del Llano, director de la Fundación Gaspar Casal, por su parte, insistió en que en el binomio de innovación y sostenibilidad hay una variable que se pasa por alto: “la solvencia” del medicamento, de la tecnología y de la prestación sanitaria. “Entendiendo solvencia como algo que resuelve los problemas de salud”.

Este experto apuesta por fórmulas colaborativas. El ejemplo es claro: “la COVID las ha hecho más necesarias y son las que refuerzan el modelo productivo más interesante”.

Para Manuel Cervera, socio Director ESN-Salud Advisory, es necesario el compromiso de todos, “no solo político”. Hasta ahora, “el SNS no ha sido sostenible”. Muestra de ello, recordó, es que las comunidades autonómomas han tenido que reclamar ayudas para cubrir el presupuesto en salud. En su opinión, existe la experiencia de otros años donde se ha intentado corregir el gasto farmacéutico como única medida. “Se ha demostrado que no era ni eficiente ni eficaz”. Así, considera que con toda la innovación que está por ellar, es necesario mejorar esa eficiencia en todos los ámbitos.

Como explicó Díaz-Rubio se trata de medir. “Cuando hablamos de gasto total, el gasto farmacéutico no deja de ser una partida que representa el 15 por ciento del gasto total. Tenemos que desafiar todas esas partidas y, entre ellas, competir saludablemente”.

En medición de resultados, Carajaville puso el ejemplo del cáncer. “La supervivencia y la calidad de vida, además de la experiencia del paciente”.De este modo, habrá que conocer cómo ha ido esa experiencia, desarrollando nuevas herramientas. 

Las ayudas de Europa

Precisamente, en un contexto de pandemia donde la telemedicina ha imperado en los últimos meses, los expertos coinciden en que existe una oportunidad importante en avanzar hacia la transformación digital. El horizonte está en las ayudas europeas. “Si no las aprovechamos perderemos una oportunidad”, señalo Del Llano.

En esta línea, para Díaz-Rubio en medicina de precisión también hay otra oportunidad. En concreto, con los biomarcadores. “Es un área crítica de la oncología que mejorará los resultados, porque permitirá aplicar los fármacos de manera más eficiente”, acotó el director general de Janssen.