Luis Paz-Ares, jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre

El cáncer de pulmón continúa siendo uno de los más frecuentemente diagnosticados a nivel mundial y en España en 2022 será el tercer tumor más común y la primera causa de fallecimiento por cáncer1. El Dr. Luis Paz-Ares, jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre, nos aporta algunas de las claves sobre esta patología.

Pregunta: ¿Qué panorama ofrece la innovación farmacéutica de cara a mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes con cáncer de pulmón?
Respuesta: En los últimos 30 años hemos aprendido mucho acerca de sus anomalías moleculares, responsables de su iniciación, progresión y metástasis. Así, en las últimas dos décadas, se han desarrollado múltiples fármacos dirigidos a inhibirlas. Esto ha permitido que podamos tratarlo de una manera bastante personalizada.
Entre un 25 y un 50% de los pacientes son susceptibles de este tratamiento. Hay otro grupo de pacientes, alrededor de dos de cada tres, que no tienen estas alteraciones genéticas y en los que la inmunoterapia en los últimos quince años ha demostrado resultados muy importantes. De hecho, en la actualidad hablamos de supervivencias a largo plazo en los pacientes con cáncer de pulmón avanzado, cosa impensable hace 18 años. La innovación terapéutica y en concreto los tratamientos sistémicos con fármacos dirigidos a dianas moleculares y las nuevas modalidades de inmunoterapia han tenido un franco impacto en la historia natural del cáncer de pulmón.

Cada vez hay datos más sólidos que avalan el uso de inmunoterapia en estadios más tempranos”


P: ¿Hasta qué punto la inmunoterapia ha mejorado el tratamiento del cáncer de pulmón frente a lo que había sido hasta ese momento el tratamiento estándar?
R: Si uno se va a las publicaciones científicas y repasa las cifras de supervivencia a los cinco años en cáncer de pulmón metastásico hace dos décadas, verá que estaban en el rango del 1 o el 3%. Afortunadamente hoy tenemos datos de que los tratamientos con inmunoterapia, tanto de inmunoterapia como agente único como combinaciones de quimioterapia más inmunoterapia o combinaciones de inmunoterapia dual, dan una tasa de supervivencia que globalmente superan el 20%.
En este sentido, en el reciente congreso de ESMO se han presentado los datos, con un seguimiento superior a los cinco años, de dos estudios emblemáticos, el KEYNOTE 189 y el KEYNOTE 407, de combinación de quimioterapia con pembrolizumab, un inhibidor de PD-L1, que refrendan tasas de beneficio sustancial que están en el rango del 15 al 20%, para los pacientes así tratados.
P: ¿Cómo valora los resultados los datos de estos dos estudios con inmunoterapia en primera línea para pacientes metastásicos con un seguimiento a largo plazo?
R: Yo creo que son una noticia muy buena. En general, cuando valoramos la eficacia de un tratamiento oncológico en pacientes con enfermedad metastásica tendemos a medir sobre todo lo que llamamos la hazard ratio, que nos habla del riesgo de muerte a lo largo de todo el periodo de estudio de los pacientes tratados con la rama experimental versus los pacientes tratados con la rama control.
En concreto, en los estudios KEYNOTE 189 y 407 hay una reducción del riesgo de muerte en el rango global del 40%, unos resultados desde luego muy valorables. Con un seguimiento a largo plazo, a parte de ver como aumenta la mediana de supervivencia, podemos hablar de una dimensión adicional, que es el porcentaje de supervivientes a largo plazo. Hace unos años no se nos ocurría hablar de esto, porque era muy cercano al cero y era difícil atribuirlo al tratamiento o únicamente al azar. Ahora mismo ya son unas cifras sustanciales y muy relevantes en los tratamientos con inmunoterapia.

Los diferentes usos de inmunoterapia están logrando tasas globales del 20% de supervivencia


P: Dados estos alentadores resultados en pacientes con cáncer de pulmón metastásico ¿cree que tienen potencial para ser usados en fases más precoces de la enfermedad?
R: Indudablemente. De hecho, ya tenemos datos de cada vez más sólidos de la utilización no solo en estadio III, sino en estadios I y II, que sugieren que el empleo de quimioterapia más inmunoterapia antes de la cirugía o bien el empleo de inmunoterapia después de la cirugía tiene un gran impacto en la tasa de recidiva, disminuyéndola de una manera muy sustancial. Esperamos para estos años los resultados varios estudios en este contexto, incluyendo algunos con pembrolizumab, el fármaco que hemos mencionado de los estudios KEYNOTE 189 y 407.
P: ¿Cuáles cree que son los principales retos que tiene que superar la inmunoterapia?
R: El más importante es que seamos capaces de reconocer ese porcentaje de pacientes de entre el 20 y el 25% que consiguen más beneficio y discernir porque el otro 75 u 80% no se benefician. También identificar cuales son los mecanismos de resistencia primaria o adquirida y descubrir nuevas dianas, de tal manera que en el futuro podamos personalizar cada vez más el tratamiento inmunoterápico y mejorar sus resultados.

REFERENCIAS:

  1. Las cifras del cáncer en España 2022. SEOM. https://seom.org/images/LAS_CIFRAS_DEL_CANCER_EN_ESPANA_2022.pdf