Premios BiC
GM Madrid | domingo, 10 de septiembre de 2017 h |

Un ensayo aleatorizado de 14 años en más de 600 pacientes ha concluido que la quimiorradiación debe seguir siendo el tratamiento estándar para los pacientes con cáncer cervical localmente avanzado. Los resultados, que se presentan en la jornada del domingo, reflejan que el ensayo no demostró una supervivencia libre de enfermedad mejorada con quimioterapia neoadyuvante seguida de cirugía.

La quimiorradiación, que se refiere a la radiación administrada simultáneamente con quimioterapia basada en cisplatino, ha sido el tratamiento estándar para pacientes con cáncer cervical localmente avanzado desde 1999, cuando se demostró que mejoraba los resultados en comparación con la radiación sola.

“Incluso con quimiorradiación algunos pacientes recaen y mueren de su enfermedad por lo que hay una necesidad de mejores tratamientos”, manifestó su primer autor, Sudeep Gupta, Oncólogo Médico, Tata Memorial Center, Mumbai, India. “Ensayos previos han encontrado que la quimioterapia neoadyuvante seguida de cirugía proporciona resultados superiores en comparación con la radiación sola, pero ningún ensayo ha probado esta estrategia frente al tratamiento estándar con quimiorradiación”.

Este ensayo examinó si la quimioterapia neoadyuvante seguida por la extirpación quirúrgica del tumor podría mejorar los resultados en pacientes con cáncer cervical localmente avanzado en comparación con el tratamiento estándar con quimiorradiación.

El ensayo incluyó a 633 pacientes con cáncer cervical de células escamosas en estadio IB2, IIA o IIB que fueron asignados al azar a quimioterapia neoadyuvante (paclitaxel y carboplatino) seguida de histerectomía radical o quimiorradiación (radiación pélvica estándar más cisplatino). El criterio principal de valoración fue la supervivencia libre de enfermedad, que se definió como supervivencia sin recaída o muerte por cáncer.

Después de una mediana de seguimiento de 58,5 meses, el criterio de valoración primario ocurrió en el 30% de los pacientes en el grupo de quimioterapia / cirugía y el 23% de los pacientes en el grupo de quimiorradiación. Las tasas correspondientes de supervivencia libre de enfermedad a cinco años fueron del 69,3% en el grupo de quimioterapia / cirugía y del 76,7% en el grupo de quimiorradiación (p = 0,038).

“Encontramos que el reverso de nuestra hipótesis era cierto”, indicó Gupta. “Los pacientes que recibieron quimioterapia seguida de cirugía tenían menos probabilidades de estar vivos y libres de enfermedad a los cinco años que los que recibieron tratamiento estándar con quimiorradiación”.

Cuando los investigadores incluyeron la muerte debido a cualquier causa en la definición de supervivencia libre de enfermedad, no encontraron ninguna diferencia significativa entre los dos grupos de tratamiento, aunque hubo una tendencia hacia el aumento de la supervivencia sin enfermedad con quimiorradiación. No hubo diferencias estadísticamente significativas en la supervivencia global entre los dos grupos.

Ante estos datos, coinciden en que la “quimiorradiación debe seguir siendo el tratamiento estándar para los pacientes con cáncer cervical localmente avanzado”.