Premios BiC

Durante la celebración del congreso virtual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), la compañía de ciencia y tecnología Merck anunció nuevos datos sobre algunos de sus tratamientos oncológicos, así como el foco de su investigación para los próximos años en esta área. Para comunicarlos impulsaron el encuentro ‘Illuminating Transformational Pathways in Oncology’ en el que diversos expertos explicaron algunos de los proyectos de I+D en los que está inmersa la compañía.

Así, Luciano Rossetti, director global de Investigación y Desarrollo de Merck, indicó que la misión principal de Merck es que el paciente esté en el centro de la estrategia de I+D para lograr, basándose en la ciencia y los datos, nuevas terapias que den respuesta a tumores difíciles de tratar. A esto añadió que el progreso científico en Oncología es cada vez más evidente y que, en este sentido, la compañía puede marcar la diferencia en el tratamiento de las personas con cáncer. Además, dentro de los segmentos en los que están investigando, Rossetti apuntó que las principales áreas de interés en este momento son la oncología, la inmunología y la inmunooncología. En la misma línea, añadió que Merck cuenta con un portfolio ‘sinérgico’ y que su campo de investigación se amplía cada vez más hacia nuevas perspectivas, entre ellas, las de abordar los tumores de indicación agnóstica.

Avances en el tratamiento del cáncer urotelial

Durante este encuentro virtual, el profesor Thomas Powles, profesor de Oncología Genitourinaria, líder de la investigación de tumores sólidos en el Barts Cancer Institute de la Universidad Queen Mary de Londres y director del Barts Cancer Centre de Londres,  comentó los datos relativos al estudio JAVELIN Bladder 100 en el  que se evalúa la eficacia y seguridad de Bavencio (avelumab) para el tratamiento de mantenimiento en primera línea en varios subgrupos de pacientes con carcinoma urotelial (CU) localmente avanzado o metastásico. Además de ser comunicados durante el congreso, estos resultados se publicaron simultáneamente en el New England Journal of Medicine. Asimismo, es de destacar que las guías clínicas más importantes a nivel internacional, como la de ESMO y el NCCN, han incluido el tratamiento de avelumab en mantenimiento como evidencia clínica 1a.

Powles definió los datos del estudio Fase III como “muy estimulantes” y “exitosos”. Algunas de sus conclusiones fueron que la administración de avelumab junto con el mejor tratamiento de soporte, denominado BSC por sus siglas en inglés, mejoró la mediana de supervivencia global (SG) que fue de 21,4 meses, en comparación con el BSC en monoterapia. Estos datos se aplican a las dos poblaciones primarias de entre todos los pacientes aleatorizados, así como a los pacientes cuyos tumores eran positivos en expresión de PD-L1. Cabe destacar que, al cabo de un año estaban vivos un número sustancialmente mayor de pacientes que recibieron avelumab como tratamiento de mantenimiento en primera línea. En este punto hizo hincapié el experto, asegurando que los pacientes, además de vivir más tiempo, lo hacen sin que la administración del fármaco afecte a su calidad de vida. 

Alternativa en varias indicaciones

En cuanto al perfil de seguridad de avelumab, explicó el experto, no se identificaron nuevas señales de seguridad, confirmando los datos positivos en este aspecto con estudios previos que evaluaban el fármaco en monoterapia.

Por su parte, Klaus Edvardsen, director global de Desarrollo de Oncología de Merck, resaltó la fuerte presencia de la compañía en Oncología a nivel global gracias a tratamientos como avelumab. Sobre este, destacó la fuerte expansión que ha tenido durante los últimos años, aprobándose en Estados Unidos en marzo de 2017 para el tratamiento de pacientes adultos con carcinoma de células de Merkel metastásico (CCM) y que, tres años después, ya está autorizado en 50 países para esta indicación. Además, su desarrollo clínico continúa en otras líneas de tratamiento como el carcinoma de células renales (CCR) avanzado y, el ejemplo más reciente, la aprobación este año por parte de la Agencia Americana del Medicamento (FDA) para el tratamiento en mantenimiento de pacientes con CU localmente avanzado.

Potencial en Oncología

Más allá de los datos positivos de avelumab, los expertos reunidos en el encuentro abordaron otros avances de la compañía y explicaron que su foco es dar respuesta a tumores con una gran necesidad insatisfecha. Así, Paul Lyne, director del Programa de Liderazgo en Oncología de Merck, explicó que una de las nuevas estrategias oncológicas por las que están apostando es el programa de desarrollo en DDR (DNA Damage Response). Estos fármacos actúan de tal manera que inducen la muerte de las células a las que se dirigen, desarmando a las células cancerosas.  

Para ello, Merck cuenta con un portfolio de inhibidores de reparación del ADN. Uno de los  más prometedores es berzosertib, un inhibidor de ATR que se está evaluando en 13 estudios diferentes; hasta el momento, ha mostrado datos positivos en cáncer de pulmón microcítico y cáncer de ovario; también están investigando con otros inhibidores de ATR para comprobar en qué otros tumores sólidos podrían ser beneficiosos.

Asimismo, los ponentes indicaron el gran potencial de peposertib, un inhibidor DNA-PK, también en combinación con otros fármacos para diversas indicaciones. En concreto, la compañía detalla que la combinación de peposertib con otras terapias de su cartera como avelumab o bintrafusp alfa podría extrapolarse a muchos tipos de tumores.

Por último, se destacó el valor de los inhibidores MET o ATM, de los cuales se está explorando su uso tanto en monoterapia como en combinación con otras terapias del programa DDR, inmunooncológicos e incluso quimioterapéuticos.


También te puede interesar…