“La inmunoterapia es la parte más amplia de nuestro programa de desarrollo”

Explica Miguel Muñoz, Oncology Medical Affairs Lead de GSK explica a GM los avances de la compañía en ASCO

472

Explica Miguel Muñoz, Oncology Medical Affairs Lead de GSK, que el compromiso como compañía en oncología es aumentar la supervivencia del paciente con medicamentos innovadores. “Contamos con una cartera, cada vez más grande y amplia, de productos en desarrollo, tanto en monoterapia como en combinación”.

Pregunta. ¿Cuál es la apuesta de GSK por la I+D en Oncología?

R. El cáncer sigue siendo una de las principales causas de muerte a nivel mundial. Nuestro compromiso  como compañía  en oncología es aumentar la supervivencia del paciente con medicamentos innovadores. Contamos con una cartera, cada vez más grande y amplia, de productos en desarrollo, tanto en monoterapia como en combinación.

P. ¿Con qué novedades ha contado ASCO por parte de la Compañía?

R. Contamos con muchas novedades. Destacaré las que considero pueden ser más importantes en clínica. En el ámbito del cáncer ginecológico, ha habido varias comunicaciones durante el congreso de los datos de niraparib, inhibidor de la PARP, que muestran más evidencia sobre su beneficio clínico en mujeres con cáncer de ovario, independientemente del biomarcador tumoral. Y en cáncer de endometrio, tras los datos comunicados recientemente en el congreo SGO de la primera gran serie de pacientes tratados con dostarlimab, un anti PD-1, ahora en ASCO se han comunicado los resultados reportados por los pacientes (PROS). También hemos aportado datos de GSK3359609, agonista del coestimulador inducible de células T (ICOS), tanto en el tratamiento de pacientes con carcinoma de cabeza y cuello, en combinación con pembrolizumab, como en el tratamiento de pacientes con tumores sólidos avanzados y metastásicos, combinado con 5-FU y platino, con o sin pembrolizumab. Por otro lado, se han presentado avances de la terapia con células T-TCR NY-ESO-1 en el tratamiento de pacientes HLA-02+ con sarcoma sinovial avanzado y en pacientes con mieloma múltiple recidivante y refractario. En mieloma también hemos actualizado los datos de supervivencia de la monoterapia en líneas tardías con belantamab mafodotin, nuestro primer inmunoconjugado humanizado contra el antígeno de maduración de células B (anti-BCMA), y aportado los primeros datos de tasa de respuesta en combinación con bortezomib y dexametaxona en líneas más tempranas. Y, fruto de nuestra alianza con Merck, se presentan datos de seguimiento de 2 años de bintrafusp alfa, proteína de fusión bifuncional dirigida a TGF-β y PD-L1, en el tratamiento de segunda línea del cáncer de pulmón no microcítico.

P. ¿Qué papel juega la inmunoterapia en vuestro pipeline?

R. Es la parte más amplia de nuestro programa de desarrollo, con algunos productos en fase de registro acelerado, como dostarlimab y belantamab mafodotin, o con un estudio de registro muy avanzado, como bintrafusp alfa en cáncer del tracto biliar, y otros productos en diversas fases de investigación clínica, como el anticuerpo anti-ICOS, el NY-ESO ImmTAC®, los antagonistas de TIM-3 y de LAG-3, y los agonistas de OX40, de STING y de TLR-4.

P. Además, la compañía también está trabajando en terapia celular, epigenética del cáncer y fármacos citotóxicos sintéticos…

Efectivamente, además de la inmuno-oncología, desarrollamos las tres áreas de conocimiento que mencionas, intentando desarrollar mecanismos que trabajen sinérgicamente para destruir las células cancerosas, en cualquier fase del periodo evolutivo de éstas, buscando que los pacientes puedan vivir más y con mejor calidad de vida. La más avanzada es el área de la letalidad sintética, con niraparib ya comercializado para el tratamiento de mantenimiento de mujeres con cáncer de ovario recidivado, sensible a platino. Y, mientras que en el área de epigenética estamos desarrollando inhibidores de la PRMT5 y de la PRMT1, en el área de terapia celular hemos recibido tanto la designación Prime de la EMA en Europa, como la de terapia breakthrough de la FDA en EE. UU. para la terapia con células T-TCR NY-ESO-1.

P. ¿En qué otras áreas estáis haciendo hincapié?

Invertimos mucho en todas las áreas que nos puedan ofrecer más conocimiento científico para avanzar en nuevas terapias en Oncología, como es todo lo relacionado con el sistema inmune, la genética y las tecnologías avanzadas, como la genómica funcional, que nos puede permitir identificar nuevas dianas, particularmente aquellas que creemos que pueden ser objetivo de la letalidad sintética.

P. ¿Qué otras investigaciones tenéis en marcha?

Para fortalecer todo nuestro pipeline oncológico y mejorar nuestro programa de terapia celular y génica hemos firmado una alianza con Lyell, y estamos explorando formas de mejorar la función de las células T, para incrementar las tasas de respuesta en tumores sólidos y prevenir recaídas causadas por su agotamiento.. La combinación de nuestros programas de terapia celular y génica, junto con las tecnologías de Lyell, tienen como objetivo mejorar la actividad y la especificidad de las terapias celulares en tumores sólidos.