Premios BiC
#MELANOMA

br

carmen m. lópez Madrid | viernes, 15 de junio de 2018 h |

De sobra es conocido el potencial de la terapia CAR-T en el campo de la hematología. Si bien, ya se empieza a esbozar las posibilidades de esta inmunoterapia en los tumores tisulares. Quizás sea en melanoma donde se empiece a vislumbrar este nuevo escenario. La realidad es que su potencial puede abrir un nuevo escenario.

Así lo explica Raúl Córdoba, vicepresidente del Grupo Español de Hematogeriatría de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia. “Se está explorando los virus oncolíticos, donde se le inyecta al paciente un virus, ese virus conecta con el tumor y este expresa sustancias del virus de manera que el sistema inmunológico ya es capaz de detectar al tumor por el virus que le ha infectado”.

Como adelanta este hematólogo, se trata de una nueva estrategia que permitirá que en tumores sólidos se puedan combinar estas dos opciones: virus oncolíticos con inmunoterapia. “Se están llevando a cabo los ensayos clínicos y donde está más avanzado es en melanoma”, adelanta.Si bien, en tumores hematológicos aún no se estamos haciendo porque “es muy fácil identificar esa sustancia contra la que dirigir la célula CAR-T”, matiza.

Más novedades

BMS anunció los resultados actualizados del ensayo de fase 3 CheckMate -238 que evalúa a nivolumab frente a ipilimumab en pacientes con melanoma en estadio IIIb/c o estadio IV que tienen alto riesgo de recidiva después de resección quirúrgica completa.

Así, la supervivencia libre de recidivas (SLR) continuó siendo estadísticamente superior en los pacientes tratados con nivolumab 62,6 por ciento frente a los tratados con ipilimumab 50,2 por ciento.

Estos resultados actualizados representan el seguimiento más largo de cualquier inhibidor de PD‑1 en el contexto adyuvante en el melanoma.

Por otra parte, también se presentaron nuevos datos con pembrolizumab, que aumenta la supervivencia a largo plazo en pacientes con melanoma avanzado, según los resultados del estudio de fase III ‘Keynote-006’ y de la cohorte de melanoma del estudio de fase 1b ‘Keynote-001’. n concreto, un nuevo análisis del estudio ‘Keynote-006’ mostró beneficios de eficacia duraderos en los pacientes que completaron los dos años de tratamiento con pembrolizumab, combinado con resultados actualizados de supervivencia global (SG) en ambos estudios, confirmando la actividad antitumoral en pacientes con melanoma avanzado.

De esta manera, estos datos continúan validando el hecho de que pembrolizumab en primera línea amplía la supervivencia, independientemente del estado de mutación de BRAF.


Se trata de una nueva estrategia que permitirá que en tumores sólidos se pueda seguir avanzando