Premios BiC
GM Barcelona | viernes, 03 de febrero de 2017 h |

Un equipo internacional liderado por la Universidad de Barcelona ha identificado un nuevo mecanismo antibacteriano que protege los macrófagos (unas células defensivas del sistema inmunitario) contra las infecciones de la bacteria Salmonella enterica serovar Typhimurium (S. Typhimurium), un patógeno relacionado con diversas enfermedades gastrointestinales. Este descubrimiento, llevado a cabo con ratones y publicado en la revista Cell Reports, está liderado por Annabel Valledor, del Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la Universidad de Barcelona, y, de este modo, podría abrir nuevas vías de exploración farmacológica para tratar algunas infecciones bacterianas.

El equipo científico describe un mecanismo que limita la capacidad de S. Typhimurium para infectar células y para diseminarse hacia otros tejidos. “Nuestro trabajo revela que la activación farmacológica de unos factores de transcripción de la familia de los receptores nucleares (los receptores Liver X o LXR) limita la infección bacteriana en los macrófagos”, explica Annabel Valledor, que dirige el Grupo de Investigación en Macrófagos, LXR, Inflamación y Repuesta Inmunitaria de la Red Nurcamein (Receptores Nucleares en Cáncer, Metabolismo e Inmunología).

Receptores nucleares

Los receptores nucleares son factores de transcripción que modulan procesos fisiológicos a través de la regulación de la expresión génica de varios genes diana. Los LXR, en concreto, pueden ser activados por ligandos agonistas (es decir, moléculas activadoras) y tienen un importante papel en funciones metabólicas y en la regulación de la respuesta inmunitaria.

En este caso, los LXR regulan la activación transcripcional de la CD38, una enzima multifuncional bastante distribuida en células del sistema inmunitario, y con una potente capacidad para consumir NAD+, que es un metabolito relacionado con la maquinaria energética celular.

Mediante este mecanismo, el tratamiento con agonistas de LXR es capaz de reducir los niveles intracelulares de NAD+, un proceso que interfiere en una serie de cambios morfológicos y de distribución del citoesqueleto de actina del macrófago que determinadas bacterias invasivas utilizan en beneficio propio.

La activación farmacológica de los LXR, por tanto, inhibe la capacidad de S. Typhimurium para infectar células y para llegar a otras partes del organismo, y contribuye a mejorar la sintomatología clínica de los animales de laboratorio infectados por esta bacteria entérica.