Nabil Hajji, co-fundador de la empresa de biotecnología española KeyZel, junto con colaboradores de la Universidad de Sevilla y la Universidad de Harvard, han descubierto un nuevo tratamiento para el glioblastoma en modelos animales. Según Hajji, principal autor del trabajo publicado en la Journal Of Clinical Investigation (JCI), se trata de un enfoque que abre una nueva vía para aumentar la esperanza de vida en los pacientes con estrategia simple. El tratamiento consistiría en el uso del fármaco ADI-PEG20 junto con la radioterapia focal cerebral. Esta combinación podría conseguir la eliminación por completo del tumor cerebral reactivando el sistema inmunológico. Hasta la fecha, este tratamiento ha conseguido curar animales con tumores cerebrales agresivos y terminales, lo que ha permitido eliminar por completo la patología.

Próximo paso, ensayo clínico en Fase I

“Tenemos la firme esperanza de que en los próximos meses podamos comenzar con el proceso de selección de los primeros pacientes para poner en marcha el ensayo clínico de Fase I”, explica Hajji. Este cáncer da pocas opciones de vida a los pacientes que la sufren, y a pesar de lo prometedor de los enfoques terapéuticos dirigidos y, más recientemente, de los inmunoterápicos, el tratamiento estándar para el glioblastoma sigue siendo el mismo: resección quirúrgica seguida de radioterapia y temozolomida (TMZ) concomitante. 

“Tenemos la firme esperanza de que en los próximos meses podamos comenzar con el proceso de selección de los primeros pacientes para poner en marcha el ensayo clínico de Fase I”

Nabil Hajji, co-fundador de KeyZel

El glioblastoma que produce más de 200.0000 muertes al año en el mundo. “Esta nueva investigación abre una puerta a la esperanza para tratar el tumor más agresivo de cerebro, que supone el 40% de tumores de cerebro”, señala Hajji, líder de la investigación.

El tiempo de supervivencia promedio para los pacientes con esta enfermedad es de 12 a 18 meses: el 25 por ciento sobrevive más de un año y sólo el 5 por ciento lo hace más de cinco. Tras más de dos décadas sin grandes avances en este tipo de cáncer, el nuevo tratamiento aumentaría la esperanza de vida de las personas que lo padecen.


También te puede interesar