Premios BiC
C. S. Madrid | viernes, 13 de enero de 2017 h |

Steven R. Houser está al frente de la Asociación Americana del Corazón (AHA) desde hace menos de un año pero lleva décadas ligado a la investigación de la patología cardiovascular (CV). En concreto, ha hablado con GACETA MÉDICA sobre diferentes estudios en marcha, los objetivos que tiene la asociación a corto y largo plazo, y la visión y actuación frente a estas patologías en Estados Unidos y España.

Pregunta. Life is why, science is how… We help people live longer, healthier lives es el lema de la AHA. La Asociación apoya a la ciencia para que las personas tengan menos enfermedades y un mejor control de las mismas pero, ¿cómo es la situación en la práctica?

Respuesta. En 2010, la AHA introdujo diferentes objetivos para mejorar un 20 por ciento la salud CV de todos los estadounidenses y reducir las muertes por enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares en otro 20 por ciento de cara a 2020. Esta iniciativa fue diseñada para cambiar la manera en que abordamos estas patologías, es decir, en lugar de centrarse exclusivamente en las formas de tratar la enfermedad existente, el reto es proporcionar un marco basado en la evidencia para mejorar la salud CV y prevenir o retrasar la enfermedad cardíaca y el accidente cerebrovascular que ocurren en primer lugar. Para lograrlo, nos centraremos en siete factores: mejorar los niveles de azúcar en sangre, la presión arterial (PA), el colesterol, la dieta saludable, el peso corporal, la actividad física y el tabaquismo. Para aquellos que cumplen la mayoría de estos factores, el riesgo de mortalidad es aproximadamente la mitad que para aquellos que no los cumplen. Asimismo, las personas cumplidoras tienen alrededor de un 25 por ciento menos de posibilidades de morir por enfermedad CV y un tercio menos por patologías coronarias.

P. ¿Cuál es la función principal de la urocortina cuando hablamos de efectos cardioprotectores y vasodilatadores en las arterias coronarias?

R. La asociación estará pendiente de los resultados de la investigación de urocortina, pero actualmente no tenemos una posición científica sobre este péptido. El estudio UNICORN reveló que urocortina-2 puede mejorar el gasto cardíaco y la producción de reducciones transitorias de la PA en pacientes con insuficiencia cardíaca descompensada aguda. Además, una revisión de 2015 informó sobre los efectos potencialmente favorables sobre el sistema cardiovascular y de protección contra la lesión ocasionada por isquemia o reperfusión. Sin embargo, estamos a la espera de más investigaciones al respecto.

P. ¿Cuáles son los últimos avances en el campo de los nuevos anticoagulantes orales de acción directa (ACOD) en la fibrilación auricular, trombosis venosa profunda y embolia pulmonar?

R. La fibrilación auricular no valvular (FANV) eleva el riesgo de accidente cerebrovascular, aumentando el riesgo de coagulación. Poder gestionar el riesgo de coágulos sanguíneos es una meta clave del tratamiento para los pacientes con FA. Después de una valoración del riesgo de un paciente que ha sufrido un accidente cerebrovascular, la terapia se elige en función de ese riesgo, las preferencias del paciente, la capacidad de tolerar la terapia elegida y el riesgo de interacciones entre los medicamentos. Hasta hace poco, la warfarina era el tratamiento de elección para pacientes con FANV considerados de alto riesgo a la hora de sufrir un accidente cerebrovascular, pero las complicaciones asociadas a este fármaco, como la necesidad de ajustar la dosis con frecuencia y las interacciones con otros tratamientos han cambiado el panorama. Ahora contamos con cuatro nuevos anticoagulantes orales que han sido aprobados en Estados Unidos para la prevención de accidentes cerebrovasculares en pacientes con FANV: dabigatrán, rivaroxaban, edoxaban y apixaban. Estos ofrecen la ventaja de una dosis fija, no requieren controles sanguíneos y tienen menos interacciones asociadas que la warfarina. Nuestras guías recomiendan el uso de estos anticoagulantes en pacientes con FANV de alto riesgo para la prevención del ictus si presentan un bajo riesgo de hemorragia.

P. ¿Cuáles son los aspectos más destacados de la Guía conjunta del American College of Cardiology (ACC)/AHA/Heart Failure Society of America (HFSA) para el manejo de la IC?

R. Se lanzó una actualización enfocada a la farmacoterapia para la IC basada en la liberación de un paradigma que puede usarse para guiar la terapia. Esta actualización incluyó el uso de la inhibición del sistema renina-angiotensina (RAS) con ACE o ARB o ARNI. Esta actualización también incluyó recomendaciones para la ivabradina y la publicación coincidió con la publicación de la guía de la Sociedad Europea de Cardiología 2016 sobre el diagnóstico y tratamiento de la IC aguda y crónica.

P. ¿Cuáles son las principales diferencias entre el diagnóstico y el tratamiento en las enfermedades coronarias en América y Europa?

R. Apenas hay diferencias. Sustancialmente son los mismos procedimientos.

P. ¿Cómo puede la e-Health y las aplicaciones móviles afectar a la gestión de la salud CV?, ¿qué utilidad tienen en la práctica clínica?

R. Dado que una proporción significativa de las enfermedades CV son evitables mediante cambios en el estilo de vida; las tecnologías y aplicaciones móviles de salud ofrecen una oportunidad única para que los individuos administren su salud CV. Cuando estas se combinan con el cuidado clínico, las herramientas de e-Health pueden proporcionar datos de monitorización más allá de lo que se puede medir en la práctica clínica. Si bien se necesitan más estudios para validar la exactitud y eficacia de las herramientas de e-Health para los resultados clínicos, aunque sí proporcionan una oportunidad de involucrar a las personas en su propia salud.

P. Ciertos niveles de estrés pueden ser beneficiosos, pero ¿qué ocurre cuando se cronifica?, ¿hasta qué punto puede ser perjudicial para la salud cardiaca?

R. Factores psicosociales como el estrés y la depresión pueden afectar a la salud del corazón. Por ejemplo, la depresión se ha relacionado con la enfermedad coronaria y puede estar asociada con peores resultados en pacientes con síndrome coronario agudo. Por el contrario, la mejora de los factores psicosociales, como la reducción del estrés, puede mejorar los resultados de las enfermedades CV.

P. EE.UU. ha desarrollado un sistema transportable que permite la preservación de corazones en asistolia, proporcionando los requisitos necesarios para que puedan ser utilizados en un trasplante de corazón. ¿Cómo son los resultados?

R. Hay un pequeño estudio que evalúa el sistema de cuidado de órganos utilizando perfusión ex vivo del corazón para mantener los corazones en un estado casi fisiológico. Los investigadores concluyeron que el sistema de perfusión de aloinjerto ex vivo es prometedor. No obstante, esta técnica está todavía bajo investigación.