Miramontes: “Uno de cada cuatro pacientes que ingresa en un servicio de Medicina Interna en nuestro país presentan algún grado de desnutrición”

Entrevista con José Pablo Miramontes, especialista en Medicina Interna del Hospital Río Hortega

421

José Pablo Miramontes, especialista en Medicina Interna del Hospital Río Hortega, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid y miembro de la Sociedad Española de Medicina Interna, explica con todo detalle la importancia del abordaje nutricional en los pacientes que se atienden en estos servicios hospitalarios. Se trata de una iniciativa de GACETA MÉDICA que cuenta el apoyo de NESTLÉ HEALTH SCIENCE.

Pregunta. ¿Qué importancia presenta la evaluación de la capacidad funcional de los pacientes frágiles, crónicos complejos o pluripatológicos de medicina interna?

Respuesta. La importancia es capital. Si bien los clínicos nos centramos en el diagnóstico y el tratamiento de la patología aguda, por lo que habitualmente ingresan nuestros pacientes, la evaluación de aspectos como la capacidad funcional es muy importante porque nos permitirá adecuar los tratamientos a la realidad de cada paciente.

Cuidar la capacidad funcional durante los procesos de hospitalización nos ayuda a minimizar la pérdida de las capacidades del paciente. Es un hecho que sucede con frecuencia: muchos pacientes entran al hospital con ciertas capacidades ya mermadas y a veces se van perdiendo esa capacidad y recuperarlas luego es un problema a mayores.

P. ¿Qué relevancia tiene realizar un cribado y una valoración nutricional precoz?

R. Va en la misma línea. La relación entre las carencias nutricionales y el riesgo de presentarlas o una disminución en un paciente en un proceso patológico es un hecho más que demostrado. Pacientes con carencias o con un riesgo de presentarlas van a presentar una peor evolución de gran parte de las patologías conocidas.

Cuidar la capacidad funcional durante los procesos de hospitalización nos ayuda a minimizar la pérdida de las capacidades del paciente

La detección precoz de estos estados nutricionales hará que el paciente presente una mejor evolución, una disminución de las morbilidades, que se acorten los tiempos de hospitalización y que el paciente se recupere antes. Si lo miramos en términos de gestión, repercute directamente en un menor gasto sanitario.

P. ¿Cómo puede mejorar la capacidad funcional deteriorada a través del soporte nutricional y la prescripción de ejercicio físico?

R. Es tan importante hablar de mejorar estas capacidades como no perderlas. En los últimos meses tenemos un ejemplo muy reciente. Muchos pacientes han ido perdiendo ciertas capacidades funcionales al ir perdiendo movilidad, al perder movilidad desde sus edificios a la calle, en el propio hospital con restricciones para pasear por los pasillos, para compartir áreas de movilidad o acudir a las zonas de gimnasia, etc.

Hemos visto como estos pacientes han perdido movilidad o masa muscular y en algunos casos han pasado a ser pacientes dependientes. Sabemos que los pacientes durante el ingreso pueden realizar cierta actividad física, aunque solo sea sostenerse de pie y caminar pierden menos facultades y se deterioran menos. Es un hecho sumamente importante, que puedan acudir solos al servicio o asearse solos.

Más allá de mejorar, lo que tenemos también que hacer es no perder en nuestras rutinas y prescribir ejercicios o hacer cribado en pacientes con ese riesgo para que no lo pierdan y no tener que ir a mejorar cosas que teníamos y se han perdido.

P. ¿Qué perfiles de pacientes de Medicina Interna se pueden beneficiar de una combinación con un tratamiento nutricional y ejercicio físico?

R. El espectro de pacientes que valoramos en Medicina Interna es muy amplio, pero si atendemos a los pacientes que ingresan los ancianos con mucha patología y mucha morbilidad son aquellos que más se van a beneficiar.

Muchos de ellos ya presentan un cierto grado de deterioro y en estos pacientes las intervenciones siempre van a ser más eficaces por lo que comentaba antes, tanto por la prevención de que no pierdan más facultades como por intentar recuperar algunas que ya se han perdido.

Somos capaces de pedir pruebas diagnósticas muy caras, somos capaces de hacer diagnósticos muy complejos y sin embargo un aspecto tan básico como el nutricional a veces los descuidamos porque nos centramos en la patología aguda

Desde la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) se ha insistido mucho y de una manera muy eficaz en que lo tengamos presente. Hay estudios como el PREDICES que muestran que uno de cada cuatro pacientes que ingresan en un servicio de Medicina Interna en nuestro país presentan algún grado de desnutrición y que puede ser incluso mayor y llegar al 40 por ciento en pacientes que tienen más de 70 años.

Somos capaces de pedir pruebas diagnósticas muy caras, somos capaces de hacer diagnósticos muy complejos y sin embargo un aspecto tan básico como el nutricional a veces los descuidamos porque nos centramos en la patología aguda. Yo creo que no es admisible que una cuestión que la tenemos tan a mano no la tengamos más en cuenta.

P. ¿Qué rol juegan los suplementos nutricionales específicos con nutrientes clave en la capacidad funcional como las proteínas, calcio y vitamina d y ácidos omega-3?

R. La suplementación específica viene a cubrir necesidades que no llegan a satisfacer o bien la alimentación de algunos pacientes que no llegan a ingerir ese tipo de nutrientes o porque hay un requerimiento aumentado. Le pongo un ejemplo: ¿alguien dejaría de pautar calcio y vitamina D de un paciente en tratamiento con corticoides prolongado?

Del mismo modo, sabemos que un paciente con úlceras por decúbito, por ejemplo, cicatriza mucho mejor con un estado nutricional adecuado. ¿Dejaríamos de suplementar esos nutrientes o proteínas que van a ayudar a una mejor evolución de estas úlceras? No es admisible no hacerlo. La suplementación nutricional específica consigue no solo recuperar el estado nutricional del paciente sino mejorar los procesos terapéuticos en los que están involucrados los pacientes. Sin duda, tiene un papel importante en los pacientes que lo necesitan.

P. Ante un paciente con diabetes, ¿qué características nutricionales específicas le debemos pedir a un suplemento nutricional?

R. Las características de los suplementos nutricionales para pacientes diabéticos se han ido mejorando y haciendo más específicas adecuándose al control metabólico que requieren los pacientes diabéticos. La diferencia fundamental con respecto a otros pacientes de los diabéticos está en los macronutrientes.

Como en otras patologías, en las que se han hecho suplementos más específicos, la diabetes no ha sido ajena y tenemos la suerte de contar con suplementos formulados específicamente para nuestros pacientes diabéticos

Actualmente se ha bajado la proporción de hidratos de carbono y ha aumentado la de lípidos y también ha cambiado el origen de algunos de estos macronutrientes. Por ejemplo, los hidratos de carbono se han ido haciendo más complejos con absorción lenta, con un índice glucémico más bajo, que eviten esos picos de glucemia pospandriales que tampoco son buenos para el paciente. Además, respecto al aporte de lípidos se ha aumentado la proporción de ácidos grasos monoinsaturados evitando estos ácidos grasos saturados que son malos para los procesos ateroscleróticos de por sí ya aumentados en esos pacientes. En muchas de las fórmulas se han incluido magnesio, cromo y zinc, que se ha visto que ayudan al control.

Como en otras patologías, en las que se han hecho suplementos más específicos, la diabetes no ha sido ajena y tenemos la suerte de contar con suplementos formulados específicamente para nuestros pacientes diabéticos.

Siga aquí la entrevista completa: