Hace dos años que miles de científicos y médicos de todo el mundo trabajan para entender cómo se desarrolla la COVID-19 y qué relación tiene con otro tipo de enfermedades. Diversos estudios han señalado que las personas que sufrían diabetes eran más propensas a desarrollar una COVID-19 severa, así como que más del 20 por ciento de los pacientes hospitalizados por COVID sufrían daño renal agudo. Sin embargo, hasta la fecha, se desconocía cuál era el factor causal que lo originaba.

diabetes, SARS-CoV-2, investigación,
Nuria Montserrat junto a su equipo de investigadores.

Ahora, un equipo internacional liderado por Nuria Montserrat, profesora de investigación ICREA en el Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) e investigadora principal del grupo Pluripotencia para la regeneración de órganos, en colaboración con investigadores de la Universidad de Florida, el Life Sciences Institute de la Universidad de British Columbia en Canadá, Karolinska Institute y Karolinska University Hospital en Suecia.

Asimismo, Montserrat también ha contado con la colaboración de investigadores españoles de la Clínica CIMA y la Universidad de Navarra, el Hospital Clínic de Barcelona, el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau en Barcelona y de la Universidad de Barcelona.

Las personas que sufrían diabetes eran más propensas a desarrollar una COVID-19 severa

El papel del receptor ACE2 en la infección

Según sus autores, se ha utilizado la bioingeniería para desarrollar minirriñones que simulan el riñón de pacientes, por primera vez, en las fases iniciales de la diabetes. Todo ello, detallan, con la finalidad de demostrar que el receptor ACE2 tiene un papel esencial para la infección de SARS-CoV-2 en el riñón.

“Nuestro modelo de organoide renal diabético nos ha permitido observar que los minirriñones diabéticos, con mayor número de receptores ACE2, presentan una mayor susceptibilidad a la infección viral”, ha comentado Elena Garreta, investigadora en el IBEC y primera coautora del estudio.

El estudio quiere demostrar que el receptor ACE2 tiene un papel esencial para la infección por SARS-CoV-2 en el riñón

Asimismo, los investigadores también generaron, mediante ingeniería genética, organoides defectivos para otros receptores descritos hasta la fecha, como “puertas de entrada” para el virus.

El trabajo, que ha sido publicado en la revista ‘Cell Metabolism‘, ha utilizado, además, muestras de pacientes, poniendo en relieve el papel del metabolismo energético en la infección por SARS-CoV-2.

Estos hallazgos, aseguran los investigadores, permitirán la identificación de nuevas intervenciones terapéuticas para tratar la COVID-19.

La diabetes aumenta la susceptibilidad a la infección

Tal y como detalla Megan Stanifer, investigadora de la Universidad de Florida y primera coautora del estudio, los resultados demuestran que el virus SARS-CoV-2 es capaz de infectar directamente las células de túbulo proximal aisladas del riñón humano, y que la diabetes hace que estas células sean más propensas a la infección.

Estos hallazgos permitirán la identificación de nuevas intervenciones terapéuticas para tratar la COVID-19

Ante estos hallazgos, los investigadores aseguran que este nuevo modelo de minirriñón diabético abrirá las puertas a estudiar el papel de otras enfermedades llamadas “comórbidas”, como la hipertensión, en el desarrollo de la COVID-19 y otras patologías complejas.


También te puede interesar…