Premios BiC

Durante la primera oleada de COVID-19 los médicos de familia trabajaron alejados del escenario que mejor manejan, el frente a frente con el paciente en la consulta. En esta segunda fase, la presión asistencial se ha desplazado a la atención primaria, que está desempeñando un papel clave en el control de los brotes, al tiempo que se esfuerza por mantener la atención a los pacientes crónicos, a pesar de las dificultades.

Su visión también ha estado presente en una de las mesas del I Congreso Nacional COVID-19, que se celebra de manera virtual en estos días. Javier Arranz, portavoz de Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) y médico del Instituto de Investigación de Baleares y la Gerencia de Atención Primaria de Mallorca, ha explicado la importancia del manejo y seguimiento de casos y contactos COVID-19, una actividad que tiene dos grandes objetivos: disminuir la transmisión del virus y disminuir las cadenas de transmisión.

Arranz remarcó que la mejor forma de reducir la transmisión es el aislamiento y cuarenta, pero si se hace de modo correcto. El portavoz de Semfyc insistió en que “los primeros días son fundamentales, ya que el periodo de incubación dura cinco días, y hay pocos síntomas. Al tercer día ya se puede empezar a contagiar a personas del entorno; al quinto día se puede hacer la prueba PCR, hacer aislamiento y buscar los contactos”, señaló. De ahí la importancia de manejar y recudir los tiempos y de disponer de buenos equipos de rastreo.

Arranz insistió que a los equipos de rastreo hay que entrenarlos cuando no hay casos de infección, y añadió que tienen que hacer un seguimiento exhaustivo de contactos cuando empiezan los casos esporádicos, deben aumentar su capacidad cuando hay brotes, y a ese aumento hay que añadir una optimización del modelo cuando hay una transmisión comunitaria.

Herramientas de apoyo al rastreo

Asimismo, aseguró que las técnicas y herramientas de apoyo al rastreo (como las app tipo RadarCOVID) o de apoyo al aislamiento/cuarenta (espacios medicalizados o herramientas de apoyo comunitario y laboral) pueden ayudar en toda esta labor.

Por último, el portavoz de Infecciosas de Semfyc apuntó que se está haciendo un buen rastreo de los contactos para reducir la cadena de transmisión, “pero hacia delante, no hacia atrás”. Y añadió que no sólo es necesario ver los contactos con quien ha estado una persona infectada, sino también localizar quien la ha contagiado, busca el caso primario. “Ese es el aspecto que hay que mejorar para disminuir la transmisión del virus”, expuso.

En la misma línea, José María Molero, médico del Centro de Salud San Andrés de Madrid y miembro del Grupo de Enfermedades Infecciosas de SemFYC, profundizó en la evaluación y seguimiento de las complicaciones en los pacientes con COVID-19 desde la AP.

Molero analizó las diferencias entre la atención y seguimiento a pacientes con infección grave y leve, y afirmó que las secuelas pueden llegar a alargarse en los pacientes que han tenido COVID-19 hasta dos o tres meses, tanto secuelas físicas como psicológicas. “Se tratan de consecuencias prolongadas menores pero que tardan en desaparecer, como fatiga, disnea, tos. En el caso de los pacientes que han tenido infección grave son necesarias pruebas complementarias durante el seguimiento”, subrayó.

Además, señaló que es importante “la prevención de la enfermedad tromboembólica en pacientes no hospitalizados y un seguimiento especial a los pacientes graves, que tienen más riesgo de tromboembolismo”. De igual modo, apuntó que es necesario manejar otros síntomas relacionados con el déficit nutricional, y otras secuelas neurológicas, cardiopulmonares o las relacionadas con la salud y bienestar mental y la capacidad funcional, en especial en mayores, así como hacer un seguimiento de otras situaciones recurrentes, como evaluar el contexto social del paciente, la vulnerabilidad o dependencia, o ver la necesidad de una continuidad de los cuidados.

Hacia un nuevo modelo de asistencia primaria

Tal y como llevan reivindicando desde el principio de la pandemia, los médicos de primaria han vuelto a pedir que se aproveche la situación actual para construir un nuevo modelo de asistencia sanitaria primaria. Inmaculada Cervera, coordinadora del Grupo de Trabajo de Gestión Sanitaria y Calidad asistencial de Semergen, lo ha puesto de manifiesto en el seno del congreso. Cervera cree que es preciso “proyectar una atención primaria más eficaz, más eficiente, y en la que los profesionales sanitarios podamos aportar valor al sistema como se ha demostrado durante el desarrollo de esta pandemia”.

En la misma línea, la portavoz de Semergen ha repasado las medidas que se pueden implementar para favorecer este cambio en todos los ámbitos de la gestión. En el entorno inmediato de los profesionales, por ejemplo, ha señalado la importancia de la teleconsulta, la desburocratización de las consultas o la atención domiciliaria o a las residencias, entre otros puntos.

La mesa también ha contado con la participación de Manuel Linares, médico de Medicina Familiar y Comunitaria del Centro de Salud Buenos Aires de Madrid, quien realizó una interpretación de las técnicas serológicas actuales para SARS-CoV-2, subrayando que la fecha y gravedad de los síntomas son los aspectos fundamentales a la hora de pedir pruebas e interpretar los resultados en los pacientes. Linares explicó que los test PCR son buenos “para los pacientes con enfermedad aguda y cuando hay presencia del virus”, pero que “las pruebas de determinación de antígenos representan una nueva dimensión en el diagnóstico de la pandemia, en especial los antígenos totales (IgM, IgG, IgA) por su baja sensibilidad y alta especificidad, con resultados preliminares muy alentadores”. No obstante, aseguró que hay que saber cómo realizarlos en cada momento.

Para Linares, las principales utilidades y ventajas de las pruebas de anticuerpos radican en favorecer el diagnóstico de personas cuando el PCR es negativo, o en personas asintomáticas para detectar si han tenido infección previa, monitorizar la calidad y longevidad de la respuesta inmune y la respuesta potencial a las vacunas, identificar donantes adecuados pata el tratamiento con plasma de convalecencia si es eficaz para COVID-19, o para la investigación y pruebas de seroprevalencia.


También te puede interesar…