GM Madrid | viernes, 22 de noviembre de 2019 h |

El Canadian Medical Association Journal (CMAJ) ha publicado un informe sobre la investigación de un caso que describe una lesión pulmonar relacionada con el uso de cigarrillos electrónicos en un joven canadiense de 17 años. Puede tratarse del primer caso documentado de una nueva forma de daño derivado del uso de productos de vapeo.

Recientemente, se han descrito varios casos de lesiones pulmonares pulmonares asociadas a este tipo de dispositivos. Sin embargo, este paciente presentó un nuevo tipo de lesión similar al conocido como pulmón “pop corn”, una condición que se observa en los trabajadores expuestos al saborizante químico diacetyl que es un ingrediente utilizado en las palomitas de maíz de microondas. Si se inhala, el químico causa bronquiolitis, que se caracteriza por la inflamación y obstrucción de las pequeñas vías respiratorias de los pulmones.

Un equipo de autores del Lawson Health Research Institute London (Ontario) y la University Health Network (Toronto) han informado sobre este caso de bronquiolitis potencialmente mortal. El artículo describe a un hombre de 17 años, previamente sano, que inicialmente se presentó para recibir atención médica después de una semana de tos persistente e intratable. Finalmente fue hospitalizado y recibió soporte vital.

“Este nuevo patrón de enfermedad de la lesión de las vías respiratorias parece ser diferente a la lesión alveolar que caracteriza los casos de relacionados con el vapeo y el consumo de cigarros electrónicos informados recientemente en los EE. UU., y los siete casos confirmados o probables en Canadá, lo que destaca la necesidad de una mayor regulación y de profundizar en la regulación de los cigarrillos electrónicos “, escribe la autora principal, Karen Bosma, científica asociada de Lawson e intensivista del Centro de Ciencias de la Salud de Londres (LHSC).

A un paso del trasplante de pulmón

Los autores remitieron al paciente a un centro de trasplante de pulmón para una evaluación adicional e informaron sobre el caso a las autoridades, al mismo tiempo que alertaron al servicio de salud canadiense para profundizar en la investigación.

Por muy poco, el paciente se libró de necesitar un trasplante de doble pulmón, aunque mantiene la evidencia de daño crónico en sus vías respiratorias. En la actualidad se encuentra en fase de recuperación tras una larga estancia en la unidad de cuidados intensivos.