Los estudios indican seroprevalencia baja en los países más afectados por el COVID-19

Pruebas abiertas a la población general podrían arrojas cifras más altas