GM Madrid | viernes, 11 de mayo de 2018 h |

Desde la primera secuenciación del genoma en 2001, los avances en genómica aplicada al tratamiento de numerosas enfermedades, entre ellas el cáncer, no han parado de crecer. “Ahora, investigamos nuevas moléculas enfocadas muchas de ellas a bloquear mutaciones o alteraciones genéticas del cáncer; estamos entrando en una era genómica y tenemos que tratar los tumores de acuerdo a esta era”, asegura Raúl Márquez, jefe de la Unidad de Tumores Ginecológicos del Servicio de Oncología Médica de MD Anderson Cancer Center Madrid y uno de los directores del VI Congreso de Ginecología Oncológica, un encuentro profesional que reúne cada dos años a especialistas en tumores ginecológicos de todo el mundo.

Esta reunión está centrada fundamentalmente en las técnicas genómicas porque, como apunta Gema Moreno, asesora jefe del Laboratorio de Investigación Traslacional del centro, “a día de hoy ya no es posible entender un diagnóstico de cáncer sin un abordaje molecular que clasifique correctamente el subtipo de cáncer de cada paciente”. De hecho, continúa esta especialista, “aunque actualmente solo se hace en ensayos clínicos, en los próximos años implementaremos terapias en primera línea de tratamiento de acuerdo al perfil molecular concreto de cada paciente”.

Novedades farmacológicas

El cáncer de ovario es el gran protagonista del Congreso debido, sobre todo, a la aprobación de los inhibidores de PARP como estándar de tratamiento en las pacientes con cáncer de ovario. “Estas moléculas se han introducido en primera línea de tratamiento y también en cáncer de ovario recurrente”, señala Javier de Santiago, jefe del servicio de Ginecología Oncológica , quien destaca los resultados positivos que se están obteniendo también en estos últimos años con la inmunoterapia, de momento en tercera línea de tratamiento. Otro abordaje interesante en este tipo de cáncer es el estudio del microambiente tumoral como diana terapéutica, “el tumor se genera a sí mismo un ambiente favorable, por lo que la idea aquí es convertir el ambiente en un entorno hostil para después comenzar el tratamiento”.