Premios BiC
Sandra pulido Madrid | viernes, 13 de diciembre de 2019 h |

Dos veces al año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) organiza una conferencia con los directores de los centros de vigilancia del virus de la influenza, representantes de los principales laboratorios nacionales y laboratorios esenciales de regulación y academias. En función de los resultados de vigilancia, laboratorio y estudios clínicos, elaboran las recomendaciones sobre la composición de la vacuna contra la gripe de la próxima temporada.

Tradicionalmente, las compañías adquirían un virus semilla y lo hacían crecer en huevos de gallina. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que algunas de las cepas, especialmente la H3N2, tiende a mutar durante el proceso de cultivo para adaptarse al huevo, lo que da lugar a diferencias importantes entre los virus incluidos en la vacuna y los virus en circulación.

Esto lleva a la hipótesis de que estos cambios pueden reducir la efectividad de las vacunas estándar basadas en huevo en temporadas dominadas por la H3N2.

Por ejemplo, tal y como destaca el Centers for Disease Control and Prevention (EE.UU.), estos cambios de adaptación a los huevos podrían ocasionar que el sistema inmunitario del organismo produzca anticuerpos menos eficaces para prevenir las enfermedades causadas por los virus de la influenza específicos en circulación . Ante esto, la OMS recomendó ya hace unos años buscar nuevas tecnologías en la fabricación de vacunas para evitar que sufrieran estas mutaciones.

Esta temporada ha llegado a Europa la primera vacuna tetravalente de cultivo celular frente a la gripe, fabricada por Seqirus, y autorizada para su uso en personas a partir de nueve años. El proceso de fabricación de esta vacuna utiliza una línea celular de mamífero en cultivo líquido como organismo hospedador para cultivar el virus de la influenza. Al tratarse de células mucho más parecidas a las humanas no sufren estas mutaciones, por lo tanto, podría ofrecer una mayor concordancia y una protección potencialmente mejorada contra la cepa H3N2 circulante en comparación con las opciones basadas en huevo. Los resultados de Europa no podrán comprobarse hasta el año que viene pero en EE.UU. los datos de efectividad de la vacuna de la temporada 17/18, (en la que circuló la H3N2 en gran medida) fueron superior a la del huevo.


Las cepas, especialmente la H3N2, tiende a mutar durante el proceso de cultivo para adaptarse al huevo