Premios BiC
E. B. Barcelona | viernes, 07 de octubre de 2016 h |

El problema de la resistencia a los antibióticos, sumado al elevado riesgo para la vida que suponen muchas infecciones, es uno de los grandes retos del sistema sanitario. En esta entrevista, José María Aguado comenta los principales avances que se han producido en los últimos tiempos en este campo.

Pregunta. ¿Qué estrategias habría que implementar para combatir la creciente resistencia a los antibióticos?

Respuesta. Hay muchos aspectos que se podrían mejorar. Por ejemplo, como es obvio, es necesario realizar un uso apropiado de los antibióticos, pero no únicamente en el ámbito de la medicina, sino también en la ganadería. Además, el médico tiene que informar adecuadamente al paciente del uso de este tipo de fármacos. Hay que tener en cuenta que, recientemente, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica realizó una encuesta que muestra que todavía muchas personas con infecciones virales, como catarros, creen que estas se pueden combatir con antibióticos. Y, curiosamente, muchas personas jóvenes tienen esta creencia errónea.

P. ¿Cómo funcionan los Programas de Optimización de Uso de Antimicrobianos (PROA) y cuál es su grado de implementación?

R. Esta iniciativa es muy importante. Son programas que tienen como objetivo que los centros sanitarios optimicen el uso de antimicrobianos en pacientes hospitalizados. Se están implementando en diferentes hospitales, pero, para conseguir que se extiendan, sería necesario dotarlos económicamente y profesionalmente. Y eso es algo que por el momento no se está llevando a cabo. Tampoco hay un programa implementado a nivel nacional. Aunque se está intentando desarrollar regulaciones que permitan que los PROA se implementen en los hospitales de mayor complejidad.

P. El Hospital 12 de Octubre fue uno de los pioneros en la puesta en marcha de este tipo de programas. ¿Cuál es su eficacia?

R. Lo estamos llevando a cabo de forma intermitente porque, para hacerlo de forma regular, sería necesario que contáramos con una persona que se encargara de él. Se lleva a cabo en las áreas del hospital de mayor riesgo varios días a la semana. De este modo hemos visto que se reduce entre el 20 y el 30 por ciento el consumo de antimicrobianos. Así también baja el gasto hospitalario y las infecciones. Pero lo más importante es que al reducir el uso innecesario de antibióticos, se beneficia la salud de los pacientes.

Este programa se lleva a cabo en colaboración con el servicio de Farmacia, que nos indica qué tipo de antibióticos, por su mayor especificidad, debemos mimar más para que no se abuse de su consumo. Un experto en enfermedades infecciosas que pertenece a nuestra unidad habla con el médico del paciente y visita a este y recomienda el tratamiento más ajustado posible.

P. ¿Qué especialista sería el más adecuado para la gestión de los PROA?

R. Sin lugar a dudas, los PROA deben ser responsabilidad de los especialistas en enfermedades infecciosas. En este sentido, sigue siendo preocupante que España sea uno de los pocos países europeos que no tiene reconocida esta especialidad.

P. En cuanto a las infecciones nosocomiales, ¿qué tipo de pacientes presentan más riesgo de contraerlas?

R. Aquellos pacientes que pasan más tiempo en el hospital o que acuden a los centros sanitarios con más frecuencia. Y, claro, aquellos pacientes que están inmunodeprimidos.

P. ¿Qué habría que hacer para reducir el riesgo de estas infecciones?

R. Entre otras cosas, mejorar las condiciones de prevención de la infeccion hospitalaria con medidas de prevención y control de la infeccion, así como mejorar en lo posible los espacios físicos en nuestros hospitales. Y, por supuesto, reducir al máximo el tiempo de estancia en los hospitales. En este sentido, el programa PROA permite darle el alta al paciente antes. A este sólo le queda completar el tratamiento antibiótico, que puede ser vía oral con muchos antibióticos, o intravenoso pero con visitas a los hospitales de día o visitas domiciliarias por parte de los profesionales sanitarios.

P. ¿La cateterización es también otro factor de riesgo para sufrir infecciones nosocomiales?

R. Sí, es un factor de riesgo, tanto la cateterización por vía urinaria como por vía endovenosa. Si se evitan cateterizaciones, se ahorran problemas de infecciones.

P. ¿Las infecciones estafilocócicas graves siguen siendo un problema de relevancia?

R. Por supuesto. Las infecciones causadas por el Staphylococcus aureus son un problema muy grave, muy frecuente. Hay que tener en cuenta que se trata de una de las mayores causas de mortalidad en los hospitales. Puede causar bacteremia, es decir, presencia de bacterias en la sangre. Esta bacteria puede provocar mortalidades superiores al 20 por ciento.

P. ¿Qué avances se han producido en los últimos años en el tratamiento de las infecciones provocadas por bacterias Gram-positivas?

R. En este campo han aparecido más tratamientos recientemente que para las bacterias Gram-negativas. Por ejemplo, dalbavancina, que se administra por vía parenteral en dosis única o en dosis separadas por una semana. Otros son tedizolid, un tratamiento por vía oral que se administra una vez al día, y ceftarolina, que tiene una alta eficacia y una baja toxicidad.

P. ¿En qué lineas de investigación está trabajando usted actualmente?

R. En mi unidad hemos conseguido describir un marcador de virulencia a la infección por Staphylococcus aureus a través de la medida de la concentración mínima inhibitoria, un concepto muy habitual. Cuando se detectan elevados niveles de concentración mínima inhibitoria a la vancomicina, hablamos de que hay una mayor agresividad de esta bacteria. Y continuamos trabajando en esta línea. Queremos aprender mejor qué pacientes van a ir peor en base a la concentración mínima inhibitoria en relación con la vancomicina.

También estamos trabajando en bacterias Gram-negativas, un grave problema por la frecuencia de las infecciones provocadas por estas bacterias y la falta de nuevos tratamientos. Hay situaciones en las que el médico no tiene tratamientos disponibles y se ve obligado a emplear combinaciones de antibióticos que sólo consiguen resultados parciales.

LAS FRASES

Han aparecido nuevos fármacos para infecciones causadas por bacterias Gram-positivas”

Hemos descrito un marcador de virulencia a la infección por Staphylococcus aureus