Premios Fundamed
GM Madrid | lunes, 24 de septiembre de 2018 h |

La prevalencia del Lupus Eritematoso Sistémico (LES) es entre cinco y diez veces mayor en personas de raza negra, frente a la blanca; siendo también más frecuente entre los asiáticos (2-3 veces más). En otras poblaciones los estudios son menos claros. Esto se debe fundamentalmente a la genética. “Los genes que regulan funciones del sistema inmunitario innato y los que regulan cierto tipo de respuesta inmune adaptativa que están implicados en el LES se heredan de modo diferente entre las etnias”, ha asegurado Blanca Hernández Cruz, reumatóloga del Hospital Universitario Virgen Macarena (Sevilla), durante el X Curso de LES y SAF organizado por la Sociedad Española de Reumatología, con la colaboración de GSK.

A su juicio, “las diferencias de etnia son muy importantes en el lupus, ya que condicionan disparidad en la frecuencia (incidencia y prevalencia), pero también en el tipo de manifestaciones clínicas, en la gravedad y en la respuesta al tratamiento”.

Un subanálisis del proyecto RELESSER mostró que el lupus en los pacientes mestizo-latinoamericanos residentes en España muestra diferencias clínicas frente al LES de la población española caucásica europea, entre las que destacan mayor gravedad, actividad y mortalidad, con una afectación renal más severa. “Los clínicos que tratamos pacientes con LES reconocemos estas diferencias entre las minorías étnicas y debemos identificar estas diferencias y estar alerta en el manejo diario de nuestros pacientes”, ha precisado Hernández.

La teoría actual postula que se trata de una enfermedad en la que influyen factores genéticos y ambientales como la exposición a cierta gama ultravioleta de la luz solar y al tabaquismo, algunos medicamentos, etc. Además, la experta ha indicado que también intervienen factores hormonales (cambios hormonales bruscos o exposición a altas dosis de estrógenos) y alteraciones en la inmuno regulación como la pérdida de tolerancia o reconocimiento de antígenos propios como nocivos que desencadenan una actividad.

Últimos resultados del proyecto RELESSER

Por otra parte, José Mª Pego Reigosa, reumatólogo del Complejo Universitario de Vigo, ha explicado que dentro de la cohorte de pacientes del proyecto RELESSER, se ha llevado a cabo un estudio de los casi 500 pacientes con lupus eritematoso sistémico de inicio en edad juvenil en comparación con aquellos diagnosticados con esta enfermedad en edad adulta. Esta investigación muestra que los pacientes con LES juvenil manifiestan mayor actividad, severidad y, en general, mayor daño acumulado que los pacientes en edad adulta.

También muy recientemente se ha estudiado la incidencia, el impacto clínico y los factores asociados a la presencia de infecciones graves en RELESSER. Este trabajo concluye que las infecciones graves eran más comunes en pacientes de origen latinoamericano y se asociaban con la edad, con infecciones previas y con el hábito tabáquico. También se identificó que el tratamiento con antimaláricos ejercía un efecto protector.

Actualmente, RELESSER se encuentra en su segunda fase (RELESSER-PROS) en la que se recoge información de enorme interés de manera prospectiva y longitudinal en más de mil pacientes con lupus. Casi todos los pacientes han llevado a cabo su tercera visita anual y recientemente la SER ha aprobado la primera extensión del proyecto para 2 años más (5 en total). En opinión de Pego Reinosa, “RELESSER-PROS es un proyecto único en España en el sentido en que se han creado tres subgrupos de estudio con sus respectivos grupos control. El objetivo fundamental es conocer los factores que pueden predecir una evolución desfavorable de los pacientes, lo que permitiría intervenir sobre dichos factores y mejorar el pronóstico de los pacientes. Además, también es un proyecto muy centrado en el paciente, ya que estudia diferentes PRO (patient reported outcomes), algo que lo hace enormemente original y atractivo para el paciente”.

Una apuesta por la formación de los reumatólogos

Antonio Fernández Nebro, reumatólogo en el Hospital Regional Universitario de Málaga, ha señalado que “este curso permite renovar conocimientos sobre el manejo de los pacientes con LES y SAF. Junto a los temas más actuales, se actualizan cada año aspectos básicos como la correcta interpretación del laboratorio de autoinmunidad, el manejo de situaciones clínicas de especial complejidad o del daño y las comorbilidades, y el uso más adecuado del arsenal terapéutico inmunosupresor sintético y biológico basado en las más recientes recomendaciones. Además, el principal interés para los reumatólogos clínicos del curso radica en el abordaje práctico y multidisciplinar de las materias”.

“En esta nueva edición resaltaría dos temas: los nuevos criterios de clasificación del lupus y el manejo de los pacientes con lupus en la transición a la edad adulta. En este sentido, apunta que cada vez hay más consultas de transición en las Unidades de Reumatología dedicadas específicamente a esta época tan trascendente de la vida y que supone un riesgo especial para el desarrollo de daño de los pacientes con lupus”, ha precisado Nebro, uno de los coordinadores del curso, junto con María Galindo y Ana Urruticoechea. Además, ha añadido, el jueves 20 de septiembre tuvo lugar el IV Foro de Terapias Biológicas en LES, un encuentro en el que se pudo abordar ampliamente las novedades en cuanto a terapéutica.

En todos los temas abordados se están produciendo avances significativos, pero probablemente no haya otro con mayor expectativa como son las nuevas dianas terapéuticas, concluye.