Premios BiC

En el Día Mundial contra el Cáncer, ESMO se une a la Unión para el Control Internacional del Cáncer (UICC) en su llamada para reducir la carga mundial de la enfermedad oncológica. La institución reafirma su compromiso con la misión educativa para llegar a más profesionales  que deben desempeñar un papel fundamental en la prevención del cáncer.

La iniciativa anual dirigida por UICC tiene como objetivo movilizar acciones urgentes. Este año, para conmemorar el vigésimo aniversario de esta cita, UICC lanzó una encuesta global de más de 15.000 adultos en 20 países para formar una imagen actualizada de las experiencias, puntos de vista y comportamientos del público sobre el cáncer.

Los resultados de la encuesta destacan la necesidad urgente de acabar con los diferentes grados de concienciación que existen entre los grupos socioeconómicos, siendo más bajo en las personas con un nivel cultural o económico menor.

“La investigación habla muy claramente de la prevención”, explica la presidente de ESMO, Solange Peters. “Dado que se espera que el número de casos de cáncer aumente a 29.5 millones para 2040, debemos actuar ahora. ESMO se compromete a educar a los médicos sobre todos los aspectos del control de la enfermedad, que deberían comenzar mucho antes que el diagnóstico.”.

“Ante esta emergencia, que se vuelve aún más destacada por los resultados del informe, debemos trabajar para ampliar la base de los médicos que están debidamente formados y capacitados en medidas de prevención “, agregó Peters. “Los médicos generales están en primera línea para guiar y apoyar a los pacientes en su búsqueda de estilos de vida saludables y en formas de de detectar el cáncer de forma precoz temprano”.

Reducir los riesgos

A nivel mundial, el 69% de los encuestados afirmaron que han tomado algunas medidas para reducir su riesgo de cáncer en los últimos 12 meses, siendo la medida preventiva más común un aumento en el consumo de alimentos saludables.

“Estamos expuestos a un número cada vez mayor de preguntas de nuestros pacientes que quieren saber exactamente qué hacer y qué evitar”

“Nuestro papel como oncólogos también es fundamental”, enfatizó: “Estamos expuestos a un número cada vez mayor de preguntas de nuestros pacientes que quieren saber exactamente qué hacer y qué evitar. Incluso si tratamos con personas que ya han sido diagnosticadas, nuestra contribución a la prevención es fundamental ya que somos especialistas en cáncer”.

Independientemente de dónde vivan las personas, los encuestados con un nivel educativo o de ingresos relativamente más bajo parecen ser menos conscientes de los principales factores de riesgo asociados con el cáncer y tienen menos probabilidades de tomar los pasos necesarios para reducir el riesgo que aquellos de un nivel alto (ingreso familiar o con educación universitaria)

“Esto es problemático”, insiste la presidenta de ESMO. “No solo porque refleja desigualdades generalizadas frente al riesgo de cáncer, sino también porque la prevención debe ser la piedra angular de la estrategia de cualquier país para hacer que la atención del cáncer sea sostenible en el futuro. Desafortunadamente, en algunas áreas, las medidas de prevención no se pueden implementar como nos gustaría que fueran, debido a las débiles condiciones económicas, las barreras culturales y otros factores. Esto requiere que apuntemos a nuestros enfoques y aprendamos a establecer prioridades claras ”.

Como parte de la campaña “Yo soy y lo haré” del Día Mundial contra el Cáncer, que hace un llamamiento a todas las personas, ESMO apoya las recomendaciones de UICC:

• Usar el Día Mundial del Cáncer como una oportunidad para mejorar su comprensión de los factores de riesgo de cáncer y compartir su conocimiento con otros.

• Haga un compromiso personal para reducir sus riesgos de cáncer, como dejar de fumar, comer saludablemente, hacer ejercicio regularmente y usar protector solar

• Aproveche lo que su sistema de salud puede proporcionar, como hacerse un chequeo, hacerse un examen y vacunarse