La UK Health Security Agency de Reino Unido ha contabilizado 141 casos confirmados de sarampión en el país desde comienzos de años, habiéndose reportado 85 (60 por ciento) en Londres. Tras las advertencias en los meses previos al verano sobre el elevado riesgo de brotes de sarampión sino mejoraban las tasas de vacunación de la triple vírica, el organismo ha podido observar “un aumento constante” de los casos en algunas zonas del área metropolitana de la ciudad londinense.

Según los datos, el 58 por ciento de los casos se dieron en menores de diez años, mientras que el 23 por ciento han ocurrido en los jóvenes de 15 a 34 años. Asimismo, alrededor de uno de cada cinco casos (23 por ciento) eran importados o relacionados con importación.

Los modelos de la UKHSA estiman que, con las actuales coberturas de vacunación en la capital, podría ocurrir un brote epidémico con 40.000-60.000 casos. En todo el país, el 10 por ciento de los niños antes de entrar en la escuela no están protegidos frente al sarampión, porcentaje que se eleva al 20 por ciento en Londres.

La cobertura con la triple vírica no alcanza el 70%

Según el organismo, el riesgo en Londres se debe principalmente a las bajas tasas de vacunación durante varios años, impactadas aún más por la pandemia de COVID-19, particularmente en algunas áreas y grupos donde la cobertura de la primera dosis de la vacuna MMR (sarampión, paperas y rubeola) a los 2 años de edad no supera el 69,5 por ciento.

En ese sentido, la agencia británica insta a los padres a confirmar que sus hijos estén completamente vacunados con 2 dosis de MMR, consultando la cartilla de vacunación o con su médico de cabecera. Asimismo, la susceptibilidad es particularmente alta entre los jóvenes de 19 a 25 años, afectados por el movimiento antivacunas de la década de los 2.000 que se desencadenó por la publicación ‘Wakefield’.

NHS England ha lanzado una campaña nacional específica para fomentar la vacunación con MMR, incluido un trabajo de divulgación específico en Londres para aquellos identificados “como alto riesgo” y en las comunidades con la menor aceptación de la vacunación.

Cada persona puede infectar a otras 20

El sarampión es una enfermedad infecciosa y extraordinariamente contagiosa, causada por un virus de la familia de los paramixovirus. Es un patógeno de habitual presentación epidémica y que se acompaña de una elevada morbimortalidad. El RO en una población sin inmunidad al sarampión es de 10-20 personas.

Aunque en los países con recursos la morbilidad y mortalidad asociadas a la infección son relevantes, en los países con escasos recursos la letalidad del sarampión puede llegar hasta el 15 por ciento.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) recuerda que el sarampión puede evitarse, casi en su totalidad, mediante la vacunación —que brinda un 99 por ciento de protección de por vida—. Las vacunas del sarampión en uso son las mismas que se introdujeron en la década de 1960 en todo el mundo: una vacuna atenuada sola o combinada con la rubeola, parotiditis y varicela. En España se utilizan vacunas combinadas con tres o cuatro componentes, en las que el componente de sarampión contiene virus atenuados de las cepas Enders-Edmonston y Schwarz.


También te puede interesar…